•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ni el noveno cuadrangular de la temporada de Edgar Montiel, ni el vigesimosegundo juego consecutivo conectando al menos un imparable de Juan Carlos Urbina salvaron a los Indios del Bóer del naufragio en Granada, donde los Tiburones los doblegaron 6-4, impidiéndoles quedarse como únicos dueños de la cima del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez.

La primera gran amenaza del juego fue autoría de la ofensiva de los Indios, que con imparables de Juan Carlos Urbina, quien llegó a 22 juegos seguidos conectando incogibles, y Janior Montes pusieron en aprietos al abridor granadino William Raudez, quien exhibiendo un picheo inteligente salió airoso de ese cuarto episodio tras dominar por la vía del ponche a Sandy Moreno Jr. y Bismarck Rivera. Así el Bóer desaprovechó una gran oportunidad para adelantarse en el marcador. Al final lo lamentaría. 

En el cierre de la misma entrada, Braulio Silva flaqueó y fue asaltado por la ofensiva sultaneca. Juan Sandoval abrió con doblete, le siguió Milton Martínez con sencillo al jardín central y el veterano Eddy Talavera con imparable remolcador de la primera carrera del juego. Posteriormente las almohadillas se llenaron por golpe a Bayardo Dávila Jr., pero Silva logró escaparse de los brazos de la fatalidad gracias a un roletazo de Cristopher Flores frente a él, que propició una jugada de doble matanza. Sin embargo, Granada ya se había adelantado 1-0.

Tan solo un episodio más tarde los Tiburones ampliaron la ventaja a 3-0, como consecuencia de un sencillo remolcador de par de carreras de Milton Martínez.

Bóer empata

El frágil picheo granadino no pudo mantener la ventaja conseguida y en la apertura del séptimo la Tribu empató el desafío, apoyándose en un cuadrangular de dos carreras del encendido Edgar Montiel. 

Sin embargo, la alegría del empate fue efímera, pues en el cierre del octavo el bateo de Granada volvió a tronar y recobrar la ventaja.  Con las bases llenas Harold Morales se colocó en el cajón de bateo y conectó un imparable remolcador de par de carreras, acabando con el empate y moviendo la pizarra a 5-3. Pero el ataque no acabó ahí, pues metiéndose a más problemas Fulvio Delgado golpeó a William Ayerdi, para llenar nuevamente las bases y permitir un elevado de sacrificio que propició la sexta carrera granadina, misma que traía consigo un mensaje lapidario y funesto para la Tribu.

En su último chance el Bóer intentó escapar de la derrota, pero su intento fue muy pobre y producir una cuarta anotación no fue suficiente. La tentativa de rebelión fue prontamente apagada por el solvente bullpen de Granada.

El juego lo ganó Jacinto Carrero, quien mejoró su balance a nueve victorias y dos derrotas, y lo perdió Braulio Silva, que empeoró a 9 triunfos y 3 descalabros. El éxito le permitió a Granada reformar su récord a 7-14 y a los Indios, 15-6.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus