•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con el título de la Supercopa de Alemania en juego, el Borussia Dortmund recibirá hoy en su caldera del estadio Signal Iduna Park al poderoso Bayern Múnich, en un debut caliente para el técnico italiano Carlo Ancelotti, que buscará arrancar con el pie derecho su ciclo en el gigante bávaro ganando su primera corona en el superclásico germano de futbol.

La temporada pasada bajo la conducción del entrenador español Pep Guardiola, el Bayern logró el doblete copa-campeonato frente al gigante de Dortmund, finalista y escolta en la Bundesliga, que lo había amargado al inicio del año con su triunfo, precisamente, en la supercopa germana.

El reglamento prevé que el campeón de la Bundesliga se desplace, por lo que los aurinegros tendrán la ventaja de definir el título en casa, en un partido sin revancha que es una suerte de apertura oficial de la temporada por venir en Bundesliga.

Pero al imperial Bayern esta copa se le ha escapado los últimos tres años, por lo que sus jugadores están muy motivados y se han fijado como objetivo arrancar la nueva era Ancelotti con una victoria de “prestigio”.

Cuestión de prestigio

“Queremos ganar esta copa sí o sí porque es una cuestión de prestigio”, afirmó el atacante internacional alemán del Bayern Thomas Müller. “Es una cuestión de prestigio, hay un título en juego. Y enfrentar al Borussia Dortmund siempre es algo particular, para nosotros y para los hinchas”, añadió.

‘Carletto’ Ancelotti también se jugará parte de su prestigio en este duelo que enfrenta a los dos equipos alemanes más fuertes de los últimos años, sin duda, que los ha visto definir la Liga de Campeones en 2013 en Wembley y animar usualmente la Champions hasta las instancias decisivas. El Bayern quiere arrancar de una vez por todas con el pie derecho en su primer partido oficial de la temporada, tras caer dos veces contra el Dortmund (2013 y 2014) y ante el Wolfsburgo el año pasado.

En cambio, el mediapunta francés Franck Ribery está a disposición del italiano y podría asociarse con Müller, quien tuvo una Eurocopa-2016 de pesadilla, en la que no pudo romper su sequía histórica en Europeos con la Mannschaft. “Son cosas que pasan en el deporte. Yo he dado todo, pero eso no me va a hacer descarrilar”, se defendió el bombardero de Múnich.

El morbo

Uno de los morbos que tendrá el partido pasa por ver el recibimiento que tendrá Mario Götze en Dortmund, al regresar tres años después desde el archirrival Bayern, que a su vez se rehízo con la ficha del central del Borussia Mats Hummels, que se enfrentará a sus compañeros que capitaneaba hace un par de meses.

“Seguramente habrá gente que no me va a dar una recepción calurosa. Es entendible. Pero he pasado a uno de los tres equipos más grandes del mundo”, admitió Hummels, quien se había marchado del Bayern en mayo del 2008.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus