•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mexicano Pedro Campa usó la zurda como un taladro sobre la humanidad del nicaragüense David Bency, que resistió durante seis episodios el fuerte golpeo de su rival hasta que sucumbió en la séptima vuelta por la vía del nocáut, en un combate celebrado el sábado en el Centro de Convenciones de Rosarito, en Baja California.

El “Costeño” Bency (10-6-1-4 KO) puso a prueba la resistencia física de su contrincante, sin rehuir ni un instante, metiéndose en la zona caliente para intercambiar golpes, como diciendo: que prevalezca el mejor. Ciertamente, el local sacó provecho a su mayor pegada y experiencia en este tipo de combates para mantener su invicto (22-0-0-17 KO), pero sabe que no fue tan sencillo como apuntaban los pronósticos.

La pelea, pactada en el peso superligero, mantuvo expectante al público asistente, gracias a la entrega de ambos púgiles para brindar un buen espectáculo. Como se esperaba, Campa tomó la iniciativa en el primer asalto, buscando al nica y conectándolo con esa izquierda prodigiosa que asalto tras asalto entró en la guardia de Bency.

A partir del segundo capítulo las acciones se pusieron más intensas. El nicaragüense salió a cumplir lo que dijo previo al combate: “Voy a tirar golpes hasta el final”. Ripostó Bency conectando en la zona hepática del azteca y con combinaciones de hasta cuatro golpes.

Arrinconó a su rival en ese round ejerciendo presión, pero se tragó un par de bombazos en el rostro.

Del tercero al quinto asalto, el ritmo se mantuvo, con ambos boxeadores enfrascados en una batalla campal, quemando los cartuchos que tenían. En el ejercicio, el mexicano salió librado, siendo más preciso con sus conexiones, ante la permisividad de Bency, de guardia muy frágil.

Por fin en el séptimo, después de un sexto round en el que fue muy castigado, Bency dio un paso atrás cuando su oponente lo conectó con un derechazo al rostro y un gancho al hígado, el réferi interfirió y paró las acciones. Tres episodios impidieron que el “Costeño” llegara al límite de rounds pactados, pero dejó una gran impresión en territorio azteca, siendo ese su primer combate internacional.

Flores sin potencia

Si Bency fue un duro hueso de roer para Campa, Dixon “Esperancita” Flores fue todo lo contrario para el mexicano Juan “Churrito” Hernández, quien necesitó tres asaltos para hacer sentir su poder y en la cuarta vuelta el nicaragüense decidió no continuar.

Después de un tercer asalto muy sufrido, en el que el local hizo alarde de potencia, precisión en sus golpes y velocidad, Flores le externó a su esquina que no estaba dispuesto a seguir recibiendo castigo, consciente que no podía ripostar. Así, Flores desmejoró su récord a 13 victorias, 4 por nocáut, 5 reveses y 2 empates. El azteca quedó con foja de 33-2-0- 24 KO.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus