Harold Briceño Tórrez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De pronto, Cheslor Cuthbert se ha visto silenciado y constantemente apagado, como anoche en la victoria de los Reales de Kansas City sobre los Tigres de Detroit 4-1, desafío en el que bateó de 4-0, con tres ponches, reduciendo su promedio ofensivo a .290.

El primer turno de Cheslor ante los envíos de Aníbal Sánchez fue como el prólogo de una noche fatal para el nicaragüense, que venía de irse en blanco en dos de sus últimos tres encuentros. Como resistiéndose a ser dominado, con cuenta de 3-2 abanicó un lanzamiento que viajaba a poco más de 80 millas por hora.

Muchos ponches

Con los bateadores de los Reales desfilando mansamente ante el dominio de Sánchez, Víctor Martínez con su cuadrangular 22 de la temporada les permitía a los Tigres adelantarse 1-0. En medio de ese contexto de derrota para su equipo, el muchacho costeño volvió al cajón de bateo y esta vez fue nuevamente sometido por la vía del ponche, llegando a 70 ocasiones en las que falla abanicando la brisa.

Luego, en la séptima entrada, abriendo tanda por Kansas City ante el indescifrable Sánchez, que a esas instancias del encuentro llegó lanzando juego sin hit ni carrera, Cuthbert siguió con su furia oculta y con su consistencia engavetada, siendo dominado por roletazo al short stop, turno fallido que hizo descender su promedio ofensivo hasta .291. Fue en este episodio que Eric Hosmer con su doblete 22 acabó con el no hitter de Sánchez.

Con el juego empatado 1-1 gracias a cuadrangular de Alex Gordon en el octavo, el nica enfrentó al relevista Shane Greene, quien no hizo una excepción y también lo ponchó, logrando el primer out de un episodio en el que los Reales marcaron tres carreras y se fueron arriba 4-1, el marcador definitivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus