•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos goles de Arda Turan y otro de Leo Messi sellaron la goleada ayer del Barcelona ante el Sevilla en la vuelta de la Supercopa de España (3-0) y dieron a los azulgranas el primer título de la temporada, el único que le faltaba a Luis Enrique como técnico del conjunto catalán.

El preparador asturiano, ya había ganado con el Barsa dos Ligas, dos Copas del Rey, una Liga de Campeones, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes, y solo le faltaba la Supercopa para completar su palmarés, dos años después de aterrizar en el banquillo del Camp Nou.  Con Iniesta y Mathieu lesionados en la ida, Lucho puso en el campo a los cuatro fichajes de esta temporada -mención especial para el partido de Umtiti y Digne- y dio descanso a algunos ilustres de la vieja guardia como Piqué, Rakitic o Luis Suárez. Sampaoli, obligado por las numerosas bajas que ha ido acumulando el equipo en esta pretemporada, sobre todo en la línea defensiva, también hizo varios cambios respecto al partido del Sánchez Pizjuán y dejó en el banquillo la pólvora de Vitolo y Vietto, que salieron mediada la segunda mitad.

Y es que, con la final casi decidida tras el 0-2 del primer acto, ambos técnicos confeccionaron sus onces pensando en el debut liguero del próximo sábado.

André Gomes tiró desviado desde la frontal poco después. Pero el Sevilla resucitaría a la media hora, cuando el colegiado señaló penalti después de que Umtiti rechazara con el brazo un disparo de Correa. Bravo adivinó la intención de Iborra desde los once metros y evitó el empate.

Los andaluces, lejos de desanimarse por la evidente desventaja en el marcador (3-0 en el global de la eliminatoria), siguieron mostrando un buen tono en el Camp Nou.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus