Marca.com
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay palabras para definir lo ocurrido en el UFC 202. Uno de los combates más sangrientos del año y, sin duda, la mejor revancha de la historia de la UFC. Connor McGregor venció por decisión dividida a Nate Díaz la noche del sábado.

El primer asalto fue casi una copia de la primera pelea que tuvo lugar en el UFC 196, donde McGregor perdió en el segundo asalto tras ser sometido por un impresionante ‘mata león’ de Nate Díaz.  McGregor castigó brutalmente la pierna adelantada de Nate una y otra vez, hasta que llegó su primera bomba. Una espectacular mano izquierda conectó a la perfección en el rostro de Nate y lo mandó a la lona.

El segundo asalto fue una ‘mini’ batalla de doble cara. En la primera parte, McGregor continuó con su impresionante presentación y con un gancho de izquierda, tumbó de nuevo a Nate (hasta dos veces en el mismo round). A la mitad del asalto, el ritmo más lento de McGregor, aceleró el de Nate. Lo vio cansado y se aprovechó de ello para golpear repetidas veces al luchador irlandés hasta que sonó la campana.

Remontó Díaz

En ese momento, comenzó una nueva batalla. A pesar de que Conor McGregor nunca recibió un duro golpe para ponerle en serios problemas, Díaz dominó el tercer asalto. Al final del asalto, Diáz estuvo más cerca que nunca de acabar con el combate tras someter a McGregor a un duro castigo. El irlandés, apoyado contra la verja, fue salvado por la campana.

En el cuarto capítulo, las cosas se igualaron otra vez. Ambos luchadores tomaron oxígeno un par de veces en un asalto que destacó por la lucha cuerpo a cuerpo. Díaz salió con todo en el asalto definitivo, ya que sabía que McGregor lo superaba en las tarjetas. Parecía ser el más fresco de los dos y aterrizó duros golpes en el cuerpo a cuerpo de nuevo. Dominó el asalto y terminó sobre su rival, pero el campeón de peso pluma se mantuvo a salvo hasta el campanazo.

Finalmente McGregor venció por decisión mayoritaria de los jueces a Díaz (48-47, 47-47 y 48-47) para conseguir recuperar parte del orgullo perdido en el UFC 196.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus