Harold Briceño Tórrez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras batallar contra la muerte desde la colina de la vida, resistiéndose al dolor y al abandono, el valiente zurdo Antonio Herradora no pudo evitar el fatal imparable del temido bateador y perdió el juego más importante de su historia. Ayer en horas de la mañana en un hospital del departamento de Estelí, el lanzador que en 1972 venciera a Cuba en República Dominicana, falleció víctima de un infarto, luego de haberse fajado ante terribles enfermedades, incluyendo un tumor maligno en el cuello.

Frente a la muerte se mostró valiente, como lo hiciera siempre al tomar la pelota y agigantarse en el montículo. Como en sus mejores tiempos, cuando vistiendo la franela de la selección nacional o del Granada supo salir airoso ante las amenazas rivales, en el juego de la vida se fajó hasta la última etapa, resistiéndose con fe al ataque enfurecido del equipo de la muerte, pero sucumbiendo al final, tal y como le pasara en el mundial de 1971, cuando tras 8 episodios dejó el juego perdido 1-0 ante los cubanos, una gran actuación monticular que le mereció el respeto de todos los que lo vieron en acción. 

Se fue otro de los grandes del beisbol nacional, uno de los más destacados zurdos de la pelota casera, el carabinero que exhibió una curva mortífera y un viraje letal, el lanzador que a sus recursos como pícher le sumó una valentía de proporciones admirables, digna de ser imitada.

Sus ejecutorias desde el montículo permanecerán grabadas en las memorias de quienes lo vieron fusilando rivales desde la loma de los infartos. Para algunos de nosotros, que no tuvimos el privilegio de verlo, sus hazañas estarán ahí, danzando sobre las páginas de la historia del beisbol nuestro, llamándonos a escudriñarlas, como para rendirle un homenaje sencillo al siempre valiente Herradora.

Fue en 1969 que el carabinero norteño debutó en el beisbol nacional con el Camoapa, en el inicio de una carrera que se extendió hasta por diez temporadas, de las cuales 6 jugó con el conjunto de Granada. De por vida, Herradora logró 52 victorias y 32 derrotas con 8 juegos salvados, logrando una efectividad de 1.93, producto de 146 carreras limpias permitidas 681.2 innings trabajados.

hbriceño@elnuevodiario.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus