•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es tarde, lo sé. Río quedó atrás hace varios días y tuve que seguir hacia Guadalajara donde me encuentro por asuntos familiares, pero siento la obligación de entregar un repaso de las huellas dejadas por unos Juegos Olímpicos, que en lo competitivo, fueron excepcionales. No voy a romper a mis casi 73 años, la racha de resúmenes que inicié en 1972 con los Juegos de Munich, unas veces asistiendo y en otras siguiendo a distancia, paso a paso, lo que ocurría y estremecía. Así que aquí tienen ese detalle de lo mejor visto en Río.

PHELPS Y BOLT, LOS SÚPER

El sorprendente impacto provocado por el tiburón estadounidense Michael Phelps, atravesando la frontera de los 31 años, iluminó al planeta en la primera semana de los Juegos. Levanten sus manos quiénes esperaban verlo ganar cinco medallas de oro y una plata, superando su actuación en Londres saliendo de un retiro y enderezándose de varias desviaciones. Phelps fue clave para el triunfo de Estados Unidos en el relevo 4 por 100 libres, pese a ser incluido a última hora, ganó el oro en 200 mariposa y 200 combinado, terminó segundo del joven Schooling por un pelo en los 100 mariposa, y contribuyó eficazmente a las victorias en los relevos 4 por 200 libres y 4 por 100 combinados. A lo largo de cuatro Juegos Olímpicos, Phelps es un ganador total de 28 medallas con 23 de oro, estuvo fabricando asombro.

  • 13 el puesto de Brasil como mejor país de América Latina con 19 medallas en total, 7 de oro.

 

Usain Bolt fue sin duda el atleta con más carisma de este evento cumbre realizado en Río. Si estornudaba, provocaba una ovación. Todas las miradas eran para él. Agregó tres oros históricos a su cosecha olímpica ganando por tercer vez consecutiva los 100 y 200 metros y el relevo 4 por 100, algo sin precedentes, una proeza quizás irrepetible, aunque con sus marcas más lentas por cumplir 30 años: 9.81 segundos en 100 y 19,79 en 200, distantes de sus fabulosos registros de 9.58 y 19.19 establecidos en el 2009 en Berlín, en un Campeonato Mundial. Bolt llegó a nueve medallas de oro antes de anunciar su retiro, lo que está por verse, como ocurrió con Phelps después de Londres, hace cuatro años. -Michael Phelps-

LA FENOMENAL SIMONE

Simone Biles fue, como apuntamos desde Río, la diosa de la gimnasia. No pudo ganar las cinco medallas de oro que pretendía por culpa de un resbalón sobre la barra, consecuencia de ese afán desmedido por ir más allá de la grandiosidad. Después de volver a impresionar con sus fantásticos ejercicios de suelo, la estadounidense Biles atrapó cuatro medallas de oro, una más que Nadia Comanecci en Montreal 76, y una de bronce. Con sus cuatro oros, se nivela con la soviética Larissa Latynina en Melbourne 1956 y la checa Vera Caslavska en México 68. Ahora a seguir afilándose para Tokio 2020, Juegos en los cuales, su brillo puede ser más resplandeciente: la primera gimnasta de cinco oros. Que bueno fue verla en acción tres veces, aunque soy un ignorante en Gimnasia, pero no en apreciar la gracia y la fantasía.

  • 3 el lugar de China en un deslizamiento luego de 70 medallas y 26 de oro, quedando detrás del Reino Unido.

 

Si hay que detenerse con la boca abierta a mirar una marca, tiene que ser la de 43.03 segundos en 400 metros del sudafricano Wayde Van Niekerk, empequeñeciendo los 43.18 de Michael Johnson en 1999. Consideren esto: Niekerk pasó los primeros 100 metros en 9.98 segundos y los 200 en 19.94. Es obvio que si hubiera participado por separado en esas dos pruebas, hubiera retado a Bolt. Yo pensaba que era tonto, casi absurdo, pensar en un ganador de 100, 200 y 400, pero éste sudafricano me hizo cambiar de opinión.

EL BRILLO DE ELAINE Y KATIE

¿Y qué decir de la jamaiquina Elaine Thompson? Frente al declive de su compañera Shelle Ann Fraser, quien tenia 21 años en Beijing, la relampagueante Thompson ganó los 100 y los 200 metros, esta última prueba en un duelo monumental con la holandesa Dafne Shippers, registrando 21.78 segundos, dejando trazado un marcado favoritismo para los Juegos de Tokio en el 2020. En los 100, Elaine marcó 10.71 segundos.

De pie amigos que voy a mencionar a la excepcional nadadora estadounidense Katie Ladecky, ganadora de cuatro medallas de oro con una plata en el relevo libre 4 por 100. Su triunfo aplastante en los 800 libres con Récord Mundial de 8 minutos 04.79 segundos, resulta difícil de creer. Ladecky estaba recibiendo la medalla y sus perseguidoras no habián llegado. Ganó oros en 200 y 400 libres y en el 4 por 200. Es la nueva maravilla de la natación.

El primer oro de Brasil en futbol masculino, impulsado por Neymar, merece párrafo aparte, sobre todo por el nivel de competitividad y calidad de juego que ofrecieron en la final Brasil y Alemania, superior a todas las finales de los grandes torneos vistas recientemente. El partido permaneció 1-1 a lo largo de 120 minutos y fue necesario ir a la definición por penales, con Neymar asestando la estocada mortal, como complemento de su formidable gol de tiro libre en tiempo regular.

  • 121 el total de medallas de Estados Unidos con 46 de oro para dominar los Olímpicos del 2016.

MÁS LUCES Y ALGUNAS SOMBRAS 

Entre lo grandioso de estos Juegos, está el nuevo triunfo de los fenómenos de la NBA con Kevin Durant al frente de las arremetidas; la electrizante zambullida desesperada de Shawn Miller de Bahamas a un paso de la propia línea de meta, para arrebatarle el oro a la estadounidense Allison Félix con registró de 49.44 segundos en los 400 metros; la caída y recuperación de Mo Farah para volver a ganar los 10,000 metros en una gran exhibición de coraje; la victoria del brasileño Thiago Braz con 6.03 metros en garrocha, sobre el as francés Rinaud Lavillenie, dueño del récord mundial; el dominio del chino Ma Long en el cierre del tenis de mesa sometiendo a su compañero de equipo y fiero rival, Jike Zhang;  la resonante e imprevista victoria de la puertorriqueña Mónica Puig en tenis; el oro obtenido por la colombiana Caterine Ibargüen en salto triple con 15.17 metros; y el sensacional desplazamiento de la fondista de Etiopía, Almaz Ayana, para imponer una nueva marca mundial, precisamente en los 10 mil metros con 29 minutos, 17 segundos y 45 centésimas, en un alarde de consistencia, como una locomotora atravesando el desierto.

Entre los naufragios, a la orilla de lamentos, están las eliminaciones tempranas de Novak Djokovic y Serena Williams en tenis; la derrota de Brasil en el femenino de futbol; el descarte de Justin Gatlin y Yohan Blake, fuera de la final de los 200 metros; y el no poder atacar la marca de salto alto de 2.45 en poder del cubano Javier Sotomayor, desvaneciendo una de las grandes expectativas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus