•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Amargo, frustrante y para mucho análisis de cara a futuros compromisos, fue la sensación que dejó el empate a cero entre las selecciones de futbol de Nicaragua y San Cristóbal y Nieves, celebrado anoche en el Estadio Nacional de Futbol. La falta de acierto de cara al marco y la poca claridad para acabar las jugadas de peligro, propiciaron el frío resultado, al margen de lo dominante que se vio la Azul y Blanco durante todo el partido.

En el campo hubo un claro dominante, el grupo que dirige el estratega Henry Duarte, muy compacto en todas sus líneas, apenas exigidos físicamente por la velocidad de los caribeños, carentes de creatividad y desentendidos de un plan de ataque. Todo lo contrario sucedió con los nicas, cuyo asterisco fue la carencia de precisión, salvo algunas intervenciones acertadas del guardameta Jamal Jeffers.    

Elvis Pinel y Norfrank Lazo complicaron a la zaga contraria durante los primeros 45 minutos. La presión de los pinoleros obligó a los caribeños a crear una especie de doble muro, formando dos líneas de cuatro elementos que se mantuvieron muy cerca. Aun así, Lazo tuvo la primera oportunidad para gol cuando corría el minuto 5’, sacando un remate entre dos defensas, potente pero franco a las manos del guardameta.

Parecía el aviso de una noche plagada de goles, pero lejos de eso, se convirtió en una dinámica repetitiva de tiro y desacierto. Los insistentes tiros de esquina no rindieron frutos, tampoco los intentos de sorprender con disparos de mediana y larga distancia. Incluso los errores defensivos le salieron baratos a San Cristóbal y Nieves. Justo Lorente fue por mucho tiempo un admirador más y apenas sudó en uno que otro intento fallido de los caribeños por romper las redes. Jason Casco, Luis Fernando Copete, Marlon López y Josué Quijano estuvieron a la altura de las circunstancias, certeros en las marcas y la recuperación.

Variantes

El timonel de origen costarricense, Duarte, realizó modificaciones en la segunda parte del encuentro procurando que los cambios concretaran las opciones de gol. El mensaje fue claro, dándole minutos a Francisco Paz, Nahúm Peralta, Luis Manuel Galeano y Daniel Reyes, mientras que Luis Peralta le daba aire fresco a la defensa.

Reyes, goleador de la UNAN–Managua, tuvo posiblemente la más clara en las postrimerías del juego, tras dejar escapar un balón dentro del área rival, asistido por Luis Coronel, quien previamente se quitó a tres defensas, con un maravilloso gesto técnico. El resto fue la crónica de un libro con páginas en blanco, cero gol y muchas interrogantes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus