•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el área de entrenamientos del campo de golf de Guacalito de la Isla está Alexander Oh. Se le ve concentrado, es imposible distraerlo. Empeñado en llegar lejos en el PGA Tour Latinoamérica, el muchacho practica su forma de hacer swing repetidas veces, parece tener el objetivo de perfeccionarla. A primera vista, como consecuencia de sus características faciales que son producto de su procedencia coreana, no se perfila como nicaragüense, pero es uno de los tres representantes de Nicaragua en el torneo de golf más importante que se haya realizado en tierra pinolera.

Alexander tiene 14 años, es el competidor más joven del PGA Tour Latinoamérica, factor que no limita su confianza, al contrario, alimenta su experiencia. Competir como amateur ante golfistas profesionales no le atemoriza, pues está seguro de haberse preparado lo suficiente para rendir batalla.  “Mi meta es clasificar a la segunda etapa. Me siento confiado, creo que puedo quedar entre los mejores 55, he entrenado mucho”, aseguró, luego de una intensa jornada de adiestramiento.

El responsable de que Alexander se enamorara del golf fue su padre, quien lo llevó a los campos desde que era muy niño. Tenía siete años cuando empezó su aventura por el mundo de este deporte que requiere de gran presupuesto para ser practicado. Desde entonces se apasionó y empezó a desarrollar su talento a base de práctica constante. No le importó el tiempo o el sacrificio que implica ser talentoso, él solo quería brillar, por eso se acostumbró a una rutina de entrenamiento de tres a cuatro días a la semana y de tres o más horas por día.

Su disciplina le dio resultado y siete años después se ha convertido en una de las promesas del golf nacional. Por ahora su gran momento lo vive en el importante torneo que se realiza en Guacalito de la Isla, pero está seguro de que puede llegar lejos y convertirse en jugador profesional, objetivo para el cual ya tiene un camino trazado. “Quiero entrar a una universidad de Estados Unidos por medio de una beca deportiva jugando golf, para luego convertirme en jugador profesional”, afirmó el pequeño golfista que estudia la secundaria en el Colegio Americano y que desea estudiar Ingeniería Tecnológica.

Residente en Nicaragua desde hace seis años, el talentoso adolescente declaró que lo que más le gusta de este país es su gente, “porque no son excluyentes, son amables y muy buenos”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus