•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una emboscada “de las que crean afición” de Alberto Contador en la etapa más corta de la Vuelta, disputada entre Sabiñánigo y Formigal, permitió a Nairo Quintana dar un paso de gigante para afirmar el maillot rojo, hundió a Chris Froome y dio la victoria de etapa al italiano Gianluca Brambilla.

“Día grandioso”, dijo Quintana en meta. “Etapa de las que crean afición”, señaló Contador. Resumen exacto de una jornada histórica que deja la Vuelta casi sentenciada en la lucha por el título.

Quintana, segundo en la etapa tras el italiano Gianluca Brambilla, más rápido que el líder. No fue grave perder la etapa, ya que Froome perdió 2:40 y gran parte de sus opciones.

“Ayer miré el libro de ruta para ver qué se podía hacer. Salí a tope, sin saber quien me seguía y ha salido un espectáculo muy bonito, de los que hacen afición. Estoy satisfecho. Hoy dormiré mejor que ayer”, comentó Alberto, el héroe del día.

Movistar se apuntó al plan preparado por Contador y ya saborea el título, aunque falte una semana para Madrid. Nairo Quintana tiene a Froome a 3:37 minutos y a su compatriota colombiano Esteban Chaves a 3:57. La revolución llevó a Contador al cuarto puesto, a 4:02, con opciones de podio.

El ciclismo vive de épica y de hazañas que alegran la memoria. No abundan en el ciclismo moderno, pero grabado quedó el “espíritu de Fuente Dé” y aquella etapa de 2012 en la que Alberto Contador arrebató la Vuelta a “Purito” Rodríguez con un antológico asalto en el Collado de la Hoz, a 50 kilómetros de meta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus