•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muy probablemente Cheslor Cuthbert no durmió tranquilo anoche. Difícil hacerlo luego de batear de 4-0 y bajar de .291 a .288 el promedio ofensivo, actuación que se completó con la derrota de los Reales de Kansas City ante los Tigres de Detroit con pizarra de 6-5. No fue una tarde triunfal para el pinolero, que acumulaba racha de seis juegos consecutivos conectando de imparable y que un desafío antes había tronado con par de cañonazos, incluyendo su doblete 25.

Fue como verlo pasar de la explosividad a la inutilidad, de generar peligro a ser anulado por completo. No es para escandalizarse, suele pasar, incluso a las grandes figuras. Ayer, Cuthbert no pudo descifrar los envíos del abridor Daniel Norris, quien lo dominó en tres de las cuatro ocasiones en las que se presentó al cajón de bateo.

En la primera entrada, en la que Norris retiró a los tres bateadores que enfrentó, Cuthbert fue dominado en rola a las paradas cortas. Con cuenta de 0-2 se fajó ante una bola rápida de cuatro costuras que viajaba a 92 millas por hora (mph) y falló. Más tarde, en el cuarto inning, con el juego empatado a una carrera y abriendo tanda, el originario de Corn Island conectó un elevado por el jardín izquierdo, donde Justin Upton capturó la bola. Luego, en su último chance ante Norris, quien se retiró del juego tras lanzar seis entradas completas en las que permitió tres carreras limpias, cuatro imparables y ponchó a 7 adversarios, al antesalista de los Reales volvió a conectar un elevado, pero esta vez al bosque derecho.

Gracias a un explosivo accionar ofensivo de Kansas City en la séptima entrada, en la que fabricaron cuatro carreras y se le dieron vuelta al marcador 5-4, Cuthbert volvió al cajón de bateo en busca de su primer imparable, pero se encontró con Shane Greene, relevista que lo dominó en roletazo a la inicial. Un episodio más tarde, Detroit estableció el 6-5 definitivo.

J.C. sostiene

Con el juego 3-1 a favor de Los Angelinos de Los Ángeles, Juan Carlos Ramírez subió al montículo en la séptima entrada en relevo de Cody Ege. El primero en enfrentarlo fue Leonys Martin, quien le conectó imparable, el único daño que sufrió, pues luego ponchó a Chris Iannetta, dominó en roletazo a la segunda base a Ketel Marte y doblegó en línea a la antesala a Ben Gamel.

Su autoritario trabajo le permitió lanzar el octavo episodio, en el que estaba luciendo indescifrable dominando a Seth Smith y Robinson Canó en roletazos dentro del cuadro, hasta que apareció Nelson Cruz con un cuadrangular por el izquierdo. Tras ese trancazo que puso el duelo 4-2, el nica doblegó a Kyle Seager.

Tras su actuación, Juan Carlos dejó su efectividad en 4.86 y llegó a 10 juegos sostenidos en la temporada. Tiene balance de dos victorias y tres derrotas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus