•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La etapa del técnico Sam Allardyce al frente de Inglaterra se inicio ayer con un agónico triunfo en Eslovaquia (1-0), en el primer partido de clasificación para el Mundial de Rusia-2018.

Con los locales jugando más de media hora en inferioridad numérica, por la expulsión por doble amarilla del central Martin Skrtel, el centrocampista del Liverpool, Adam Lallana, anotó el gol del triunfo inglés en el descuento (90+5).

“Fue un partido con un final muy estresante, porque el escenario de 10 hombres (de Eslovaquia) significaba que estábamos obligados a ganar”, declaró el seleccionador al canal de televisión ITV.

“Pero al final lo merecimos y ganamos. Dominamos el juego y logramos un triunfo muy importante”, añadió Allardyce.

Para su primer partido al frente de Inglaterra, Allardyce dispuso de un once inicial sin grandes novedades con respecto al que fracasó en la Eurocopa (eliminación en octavos ante Islandia) y que costó el puesto a su antecesor Roy Hodgson.

El capitán Wayne Rooney disputó su partido 116 como internacional, superando los 115 de David Beckham, para convertirse en el jugador de campo que más veces ha sido internacional por Inglaterra y acercarse al récord absoluto en poder del arquero Peter Shilton (125).

La primera parte, con juego muy cerrado y sin grandes ocasiones, se pareció mucho al partido que ambas selecciones disputaron hace solo unos meses en Francia y que acabó con 0-0.

Solo la expulsión de Skrtel (minuto 58) puso de cara el partido para los ingleses, que comenzaron a combinar jugadas y a procurarse chances para marcar.

Lallana avisó con un disparo alto desde el interior del área (63) y minutos después estrelló un zapatazo desde 20 metros en el poste del arco defendido por Matus Kozacik (76).

Gol anulado en el 90

Inglaterra anotó un tanto en el 90, pero el árbitro lo anuló por un supuesto fuera de juego.

Cuando el partido parecía que iba a acabar en el empate inicial, el lateral Daniel Rose realizó una jugada por la izquierda y su centro no acertó a rechazarlo la defensa eslovaca. La pelota acabó en los pies de Lallana y el jugador de origen español, tras un recorte, acertó a batir a Kozacik.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus