•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En uno de los capítulos de mi nuevo libro “Yo, Vago”, por aparecer en un par de semanas, relato cómo en una reunión en La Voz de Nicaragua, días antes de las elecciones de 1990, después de aquella gigantesca concentración tan estimulante, pregunté: “¿Y si perdemos?” Todas las miradas me taladraron producto de la incredulidad por lo escuchado, sobre todo, la de Carlos Guadamuz. Lo hice no por desconfianza, sino pensando en la utilidad de un Plan B, porque estoy acostumbrado, como cronista de deportes, a no ser absoluto. Hay que fijar un favorito, a veces en forma rotunda, pero siempre el otro tiene oportunidad de sorprender, como los resquebrajados Dodgers a los temibles Atléticos en la Serie Mundial 1988, el inadvertido Estados Unidos a la destructiva Inglaterra en la Copa Mundial de 1950, y el supuesto “cadáver” Max Schmelling al matador Joe Louis en 1936. Los deportes están tan cargados de contrastes, que lo incierto ni es visible ni sospechado, ni tiene medida.

SOLO SERÍA UN TROPEZÓN

Ayer en Doble Play, me preguntaban que va a pasar si “Chocolatito” pierde con Carlos Cuadras, dejándonos con las bocas abiertas. Un tropezón que significa desaparición del invicto, atraso en la conquista de la cuarta corona, y frustración que se irá desvaneciendo mientras se regresa a la trinchera en busca de recuperar terreno y tiempo perdido. Con 29 años, Román tiene mucho que ofrecer después de todo lo que hemos visto de él. ¿Acaso es algo falso su flexibilidad, sus combinaciones de golpes fulgurantes, sus cambios de ángulos y distancias, la precisión de sus escopetazos, su gama de recursos? No, nada de eso. Si Cuadras nos golpea, como lo hizo Ernesto “Ñato” Marcel con Alexis, no es el fin del mundo, sino una real prueba del carácter de un púgil de tan largo y exitoso recorrido.

Lea: El temor y la esperanza

Marvin Hagler perdió su invicto en 1976, después de debutar y avanzar ruidosamente en 1973. Reaccionó a dos reveses y continuó sin perder hasta 1987, cuando contra pronóstico, lo derrotó Ray “Sugar” Leonard, quien parecía condenado a las sombras; Joe Louis perdió por vez primera ante Schmelling en 1936, ajustó cuentas en la revancha y extendió su fantástica carrera hasta 1951, sufriendo solo tres reveses; después de perder su invicto en 1964, Carlos Monzón atravesó 13 años sin conocer la derrota construyendo su grandeza; Leonard fue derrotado por Durán en 1980, y de inmediato, se enderezó, continuando hasta 1997 entre largas pausas.

Más: Román: “Cuadras no será quien me gane”

SEGUIRÁ EN PIE DE GUERRA

No creo que “Chocolate” pierda, pero si eso ocurre, ya veremos qué enseñanzas se toman. Después de caer ante Marcel, el panorama de Alexis Argüello fue sometido a transformaciones en todas las direcciones, y comenzó una nueva vida. Eso sí, tenía 22 años, no los 29 de Román, y no había conseguido coronarse ni una vez. Agreguen que “Chocolate” no ha sido averiado físicamente. Cuando hace días en Big Bear, Román dijo al enviado de El Nuevo Diario, Haxel Murillo: “Estoy listo si me toca perder”, mostró madurez, realismo y valentía frente a las alternativas. Naturalmente está listo para reaccionar porque dispone de fortaleza, habilidades y suficientes pretensiones, lo que impide inclinarse por “tirar la toalla”. Quizás, si se moviera en un casillero de grandes bolsas, podría pensar de otra forma, pero no entre los pequeños guerreros. Además, lleno de vitalidad y con la posibilidad de seguir haciendo historia más allá de una derrota, Román va a seguir en pie de guerra.

En 1974, cegados por el fanatismo, solo estábamos preparados para la victoria de Argüello sobre Marcel. Y perdió. Lloró él y lloramos todos, pero el mundo siguió girando, con indiferencia al hecho que tanto nos estremeció. Alexis tuvo tiempo de ganar tres coronas y ser leyenda. “Chocolate”, aun con mayor edad y más historia, debe mirar esas huellas.

  • 45 victorias, 38 por la vía del nocáut y de forma invicta es el récord de González en el pugilismo rentado.

    

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus