•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Soñar con una Triple Corona de Pitcheo es algo muy ambicioso, pero no inalcanzable para el lanzador Fidencio Flores, serpentinero de León, quien está teniendo una temporada de ensueño que le ha permitido batallar por los tres lideratos importantes de su rubro en el VIII Campeonato Nacional del Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez 2016.

Fidencio, un lanzador incidente en la Selección Nacional en el pasado Preclásico, está presionando por lideratos de pitcheo, ganados, ponches y efectividad, aunque en el primer rubro sus aspiraciones se complican, al estar en la recta final de la segunda vuelta del certamen, y los partidos en los que tendría acción son pocos.

De no ser un Triple Corona, Fidencio al menos quedará cerca de esta distinción para un carabinero. Flores es tercero en triunfos con 14, solo superado por Junior Téllez (15), de la Costa Caribe, y Róger Marín (16), del Bóer.

En ponches también ocupa la tercera plaza con 147 fusilados, detrás del chontaleño Erasmo Reyes (156) y Ernesto Glasgow (163), de la Costa Caribe. El liderato de efectividad es el que está más cerca de arrebatar, con 1.50, solo por debajo del rivense Juan Bermúdez, con 1.31.

Casi una década

Diego Sandino, uno de los últimos grandes lanzadores del beisbol pinolero y  leyenda activa sobre la colina, es el último Triple Corona de pitcheo en los campeonatos nacionales.

Sandino logró su primera hazaña con León en el 2000, cuando sumó 14 triunfos, 82 ponches y 1.25 en carreras limpias. Siete años después, con el uniforme de Granada, terminó con registro de 8 éxitos, 48 fusilados y 1.34 en carreras limpias. Para entonces, las temporadas regulares no tenían un extenso calendario de juegos, como en la actualidad.

Pero el primero en ser una fiera del montículo fue Antonio Chévez (León), cuando ganó 20 juegos, propinó 172 ponches y terminó con una efectividad de 0.92 en 1973. Antes de Sandino, se había convertido en un Triple Corona Porfirio Altamirano con Estelí (1977 y 1978). En 1977 sumó 21 éxitos, propinó 143 ponches y tuvo una efectividad de 1.43. Un año después logró 19 triunfos, abanicó a 129 bateadores y tiró para 2.60 en carreras limpias.

Julio Moya (León) también se adjudicó la Triple Corona con cifras de 12 éxitos, 95 abanicados y la inalcanzable efectividad de 0.14 en 1984.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus