•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González está atravesando el momento cumbre de su fulgurante carrera. Se siente como Miguel Ángel iluminando con sus magistrales trazos el techo de la Capilla Sixtina. Pretende conquistar mañana su cuarta corona, derrotando “a como sea”, aunque sin mordiscos a lo Tyson, al azteca Carlos Cuadras, titular de las 115 libras en el territorio del CMB. Escucho decir que como cuatro coronas son más que tres, de lograr ese triunfo, Román superaría en valoración a Alexis Argüello. Por favor, el significado de la trascendencia de un peleador símbolo, fabricante de idolatría, no obedece a una relación matemática. Pitágoras no tiene nada que ver con el boxeo, así que no nos confundamos con la suma del cuadrado de los catetos, porque Alexis es algo más que el cuadrado de la hipotenusa.

Chequen esto

No ha existido mejor peleador argentino ni de mayor incidencia y significado que Carlos Monzón. El formidable peso mediano que se coronó en 1970 y continuó liquidando oponentes hasta 1978, retirándose invicto como campeón mundial, solo fue dueño de una corona. No necesitó más. Nunca he leído que Henry Armstrong, quien fue campeón pluma, ligero y welter al mismo tiempo, cuando no existían divisiones intermedias, una proeza irrepetible, haya sido considerado mejor que Ray “Sugar” Robinson, quien llegó a ser dueño de dos cinturones, welter y mediano. Ted Williams no disparó 3,000 hits, pero muchos lo califican como el bateador perfecto, el mejor de todos. 

Por supuesto que “Chocolatito” tiene tiempo para estirar su grandeza. Aun perdiendo mañana contra Cuadras puede hacerlo. Alexis construyó su leyenda después de perder con Marcel, aunque más joven que Román. Así que la polémica puede ir creciendo en agitación. Sin embargo, por ahora, aunque lograra establecer una ventaja de 4-3 en coronas conquistadas, “Chocolatito” no alcanza la dimensión de Argüello, pese a lo impresionante que es su balance de 45-0, al brillo de sus ejecutorias y su reconocimiento como número uno en el ranking libra por libra. 

Te interesa: Alexis inmortal; su legado, “Chocolatito”

Argüello entre fieras

Hace poco en Doble Play, entregué a los oyentes la fiera pelea por ser el mejor libra por libra en 1981 publicada en la revista estadounidense KO, con Alexis encabezando una de 10 tarjetas y apareciendo como segundo en cuatro de ellas y tercero en dos. Lo más bajo que fue colocado, fue sexto por el experto Pat Putnam. Alexis batallaba con Larry Holmes, Ray “Sugar” Leonard, Marvin Hagler, Tommy Hearns, Salvador Sánchez, Wilfredo Gómez, Roberto “Mano de Piedra” Durán y Wilfredo Benítez. Solo traten de imaginar cómo meter entre ese grupo a Golovkin y al “Canelo”, Incluso a “Chocolatito”. Quizás como número 10. Y todos ellos fueron cortados, tumbados y derrotados. La grandeza boxística no se mide por medio del sistema métrico. 

La oposición que enfrentó Alexis fue súper exigente. Por eso es que el flaco ofreció tantas peleas épicas inolvidables. Las batallas con Olivares, Escalera, Boza Edwards, Mancini, José Luis Ramírez, nos dejaron sin uñas y con los nervios destrozados. En cada uno de esos combates, Argüello se fue engrandeciendo. No es culpa de Román, no haberse encontrado hasta hoy con ese tipo de rivales, pero moviéndose en las categorías pequeñas, aún sin fajarse con un “Finito” o un Rosendo, el pinolero ha conseguido un inmenso reconocimiento. Claro que ganar una cuarta corona es un hecho sin precedentes, pero el brillo que proporcionaba Argüello, con sudor y sangre, con agallas y clase, le permitió llegar a una idolatría incomparable.

Eso seguirá siendo estimulante para Román, un peleador de habilidades que asombran. Tan es así, que pienso, con esa gama de recursos como agregado al poder, resistencia y furia de Alexis, el explosivo flaco nunca hubiera sido derrotado. Román es mejor peleador, pero no más grandioso. No todavía.

  • 45 victorias, 38 por la vía del nocaut, sin conocer la derrota, es el balance de Román González en el pugilismo rentado.

    

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus