•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La casa de doña Lilliam Luna, mamá de Román “Chocolatito” González, hoy no es ni la sombra de lo humilde que fue hace varios años, cuando el muchachito al que le gustaba el futbol y no el boxeo, daba sus primeros pasos por el deporte que lo convirtió en campeón y en el mejor peleador del mundo libra por libra.

Los cambios en el hogar que se formó el tricampeón en el Barrio La Esperanza, es una de las tantas evidencias de los ajustes que surgieron en la vida de Román y su familia, desde que ganó su primer título contra el japonés Yutaka Niida en el 2008. Atrás quedó la pobreza, las limitaciones desaparecieron. Ahora disfrutan del néctar financiero que produce su invicto en 45 combates y las defensas de título mundial.

A pocas horas de la pelea que puede asegurarle a Román un boleto al Salón de la Fama del Boxeo, dejando una huella imborrable, la mamá del tricampeón habla sobre la vida de su hijo. Recuerda los momentos más difíciles de González como campeón y lo que espera del combate de esta noche contra Carlos Cuadras, campeón supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

¿Qué recuerda del Román González niño?

Cuando tenía entre 10 y 12 años, iba poco a la escuela, le gustaba mucho el futbol. Después su padre, Luis González, lo metió al boxeo y le dijo que dejara eso. Román se ponía un poco enojado, al tiempo se metió en lleno y se quedó en ese deporte

¿Fue difícil la niñez de Román?

Sí… Porque recuerdo que cuando yo estaba trabajando, ellos se quedaban solos con su papá, quien se había quedado sin trabajo. Los veía hasta en la noche.

¿Cuál era el sueño de Román, que quería ser él?

Le gustaba el futbol. Nunca le pregunté lo que quería ser, pero después dijo que iba a salir adelante con el boxeo.

¿Usted estaba de acuerdo con que fuese boxeador?

No. Le decía a Luis que los golpes eran peligrosos, que a veces quedan locos lo boxeadores. Pero Román siguió y nosotros lo apoyamos.

¿Qué tan difícil fue convencer a Román?

Al principio a como te dije no le gustaba, pero ya después lo impulsamos más, cuando se juntó con Alexis Argüello. Su amigo Eduardo Altamirano, “Vitoka”, lo apoyó económicamente. Era como su padre. Alexis le daba muchos consejos a Román y siguió adelante.

Román cuenta que a él lo motivaban mucho ganar canastas básicas en las peleas amateur...

Sí, cuando Alexis andaba en campaña. Me acuerdo que Alexis me dijo que tendría un hijo campeón. Después fue Román a la inauguración del gimnasio Róger Deshón, donde se ganaba una canasta y 100 pesos por un triunfo. Me trajo casi 100 canastas, venían bien surtidas, Román encantado, era feliz.

¿En qué momento usted empieza a creer que su hijo va a ser campeón del mundo?

Pensé que iba a ser un campeón sólido después que le ganó a Yutaka Niida.

¿Qué pasó después de ganar esa primera corona con Niida? ¿qué cambió?

Cuando él se corona, Román vivía conmigo, pero se me fue porque se casó con la Raquel.

¿Usted se imaginaba que podía ser tricampeón mundial como Alexis?

Digo que sí porque Román es muy bueno, trae el boxeo en la sangre.

¿Qué tan difícil ha sido para Román manejar la fama? ¿Ha cambiado?

Román sigue siendo el mismo. Nunca me olvida, es el mismo.

¿Cuáles han sido los momentos más duros de Román en estos años como campeón?

El divorcio con la Raquel (su exesposa), que lo sacó en los canales (televisión) que le había pegado, que lo iba a desprestigiar, que se las iba a pagar, por eso Román se divorció. Ella solo quería el dinero de Román, no lo quería, lo trataba muy mal. También le afectó la muerte de Vitoka, la sintió.

¿Cómo conoce de Dios Román?
La Raquel iba a la iglesia, así conoció de Dios, y así se hizo cristiano, se bautizó.

¿Cómo se siente a pocos momentos de que su hijo dispute la cuarta corona?

Los vecinos me dicen que la pelea va a estar buena. Ojalá que Román le dé en las tapas al mexicano, por andar de loco, eso me cometan. Todo el mundo en el barrio me pregunta que si pondré la pantalla gigante. Cuadras es bueno, pero mi hijo dice que lo pondrá a bailar. Es una pelea dura.

Si gana una cuarta, ¿usted cree que superará a Alexis como el mejor boxeador de Nicaragua?

Creo que sí, Alexis nunca lo logró. Confío en que Román va a traerse esa corona.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus