•   1042  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras mantenerse por un tiempo considerable como bateador de entre .290 y .300 puntos, Cheslor Cuthbert se ha mantenido alejado de tales registros en las postrimerías de la temporada regular de las Grandes Ligas. Ayer el muchacho dejó su promedio ofensivo en .279 luego de conectar un imparable en cuatro turnos en la victoria de los Reales de Kansas City con pizarra de 2-0 sobre los Medias Blancas de Chicago.

En la segunda entrada, el temido Chris Sale dominó al pinolero en elevado a las manos del camarero Tyler Saladino. En ese mismo inning, los Reales se adelantaron en la pizarra gracias al cuadrangular 27 de Kendrys Morales.

Cuthbert volvió al escenario de los bateadores en el quinto episodio para enfrentar nuevamente a un Sale que se mostraba dominante. Abriendo tanda, el antesalista pinolero descifró al estelar abridor de los Medias Blancas y le conectó un cañonazo que se extendió hasta el jardín central, llegando así a 116 imparables en la presente temporada en el mejor beisbol del mundo.

Lastimosamente solo pudo avanzar a la segunda base, pues tras golpear a Alcides Escobar, Sale ponchó en fila a Christian Colón,  Whit Merrifield y Paulo Orlando saliendo airoso de la dificultad.

Sin embargo, no pudo evitar la furia de Eric Hosmer, quien con su bambinazo 23 del año puso el juego 2-0 en el sexto capítulo, mismo en el que Cheslor fue ponchado por vez 88 en la presente campaña. Luego fue necesario esperar hasta la última entrada para ver al originario de Corn Island nuevamente en acción. Esta vez no se topó con Sale, sino con el relevista Nate Jones, quien lo dominó en roletazo al short stop.  

Tras su actuación de ayer, Cuthbert dejó su promedio ofensivo en .279, producto de 116 incogibles en 416 turnos al bate. De sus imparables 25 son dobletes, uno triple y 10 cuadrangulares. A lo largo de la temporada la tercera base de los Reales anota 43 carreras y remolca otras 43. En total se poncha 88 veces y recibe 26 bases por bolas.

Cuthbert ha decrecido en el último tramo de la campaña, algo que no es favorable, sobre todo para alguien como él, que necesita seguir confirmando su utilidad con Kansas City para que el equipo considere seriamente mantenerlo en la plantilla, pese al regreso de Mike Moustakas.

Por su parte, Juan Carlos Ramírez lanzó un episodio de un hit y dos ponches en la victoria de Los Angelinos de Los Ángeles con pizarra de 3-2 sobre los Vigilantes de Texas. El nica redujo su efectividad a 4.85 y logró su juego sostenido (Hold) 11 de la temporada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus