•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al juntar su explosividad parece no haber forma de frenarlos. Jordan Pavón y Juan Carlos Urbina, el primero líder de cuadrangulares y el segundo líder de carreras impulsadas. Se han convertido en una ecuación difícil de resolver, en una pareja explosiva. Ambos fueron claves en la victoria de los Indios del Bóer por 13-8 sobre los Indígenas de Matagalpa. Pavón tumbó la cerca en par de ocasiones llegando a 25 jonrones en el año, mientras Urbina remolcaba par de anotaciones para arribar a 107 en la campaña. Los capitalinos se impusieron en la serie por barrida.Urbina se ha convertido en un bateador oportuno.

Fue el veterano Danilo Sotelo quien puso en ventaja de 1-0 a los Indios en la segunda entrada, conectando un imparable por el sector del jardín izquierdo que sirvió para remolcar a Janior Montes desde la segunda almohadilla. Ariel Downs fue la víctima del cañonazo de Sotelo.

La ventaja no duró mucho. Se jugaba el cierre del tercer episodio cuando Evert  Andino sacudió con un cañonazo productor de la carrera del empate ante Juan Serrano, quien no lucía tan seguro desde el montículo. Acto seguido, Jhonny Trewin, con dos compañeros circulando en las almohadillas, sacudió al abridor de los Indios con un bambinazo remolcador de tres carreras, poniendo la pizarra 4-1.  

Esa furia de Pavón

Para acercar a los Indios fue necesaria otra aparición de la contundencia de Jordan Pavón. Ese muchacho que asume cada turno con furia, poder y determinación, elementos que han convertido su swing en un matapícheres. El “Bambino del Pomares” volvió a tronar ayer y lo hizo ante Downs, conectándole un trancazo de cuatro esquinas que puso el juego 4-2. Para Pavón ese fue su jonrón 24, consolidándose en el liderato.

Juan Carlos Urbina no quiso quedarse atrás y también lució. En la apertura del quinto el “señor remolque” ligó un imparable, el 138 de la temporada, y empujó la carrera que emparejó el juego a cuatro carreras por bando, llegando a 106 remolques, la máxima cifra del campeonato. En el mismo inning los Indios se fueron arriba 5-4.

Sin embargo, al instante, un imparable productor de Martín Espinoza empató las acciones y explotó a Serrano, quien cedió su lugar a Javier Herrera, relevista que no evitó el colapso de su equipo, sino que fue víctima de imparable remolcador de par de carreras de Daniel Hernández, que movió la pizarra a 7-5. Fue el mismo Hernández quien anotó la octava tras sencillo de Ariel Rayo.

En el séptimo, con el Bóer buscando asaltar a Matagalpa, Janior Montes sacudió al relevista Elvin Orozco con un batazo de cuatro esquinas y acercó a los Indios 8-7. Fue el episodio de la suerte para la Tribu, pues el bateador emergente Winston Dávila ligó un imparable ante el brillante cerrador Francisco  Valdivia empujando par de carreras, lo que le permitió al equipo de la capital darle vuelta al marcador 9-8, ventaja que fue ampliada más tarde a 11-8, con el segundo bambinazo del juego y el 25 del año para Pavón, que aparentemente inspiraba a Urbina, artillero que en un nuevo rally del Bóer en la novena entrada, produjo su carrera 107 del año, siendo clave en el triunfo de los Indios 13-8. Ganó Mario Peña (3-3), perdió Francisco Valdivia (4-2) y el juego salvado se lo apuntó Fulvio Delgado (4).

Estelí heroico

Ganarle 3-1 la serie a un equipo como León, de picheo tan efectivo y bateo tan solvente, quebrando los pronósticos debe considerarse una hazaña. Fue precisamente eso lo que hizo el equipo de Estelí, que ayer venció 3-1 a los leoneses. El triunfo fue para Rommel González y la derrota para Yeris González. Milton Benavides se apuntó juego salvado.

En una doble jornada, los Dantos lograron empatarle la serie a la Costa Caribe triunfando 3-1 y 7-3. A primera hora la victoria le correspondió a Jorge Bucardo y la derrota a Shendell Benard. Henry Córdoba salvó el encuentro, en el segundo duelo ganó Hilario Urbina y perdió Leonardo Campbell.

También en doble tanda, Chontales y Masaya dividieron honores. En el primer encuentro se impusieron los Toros 5-1 con triunfo para José David Rugama y derrota para Gerald Rojas. A segunda hora, el San Fernando se impuso por nocaut 13-3 en cinco entradas. El ganador fue Santiago Murillo y el perdedor Apolinar García.

Por su parte, Carazo completó ayer la barrida ante el conjunto de Rivas al imponerse en el cuarto duelo 6-2, gracias a una gran labor monticular del ganador Freddy Corea y cuadrangular de Jilton Calderón. El pícher perdedor fue Osman Manzanares. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus