•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ganó Román González la noche del sábado, pero antes transitó el camino de las lamentaciones, soportando laceraciones en su rostro, metiéndose al fuego como de costumbre y exponiéndose al peligro de soportar castigo del rival. El resultado de ese choque dejó muchas enseñanzas positivas, engrandeció más el estilo del “Chocolatito” y evidenció que ahora vendrán combates más difíciles en las 115 libras.

Hace bien Román al dejar la categoría mosca y permanecer en 115. Quedarse en 112, significaba un estancamiento en su carrera, no debe sufrir un desgaste mayúsculo innecesariamente, intentando dar el peso. Barrió con los mejores rivales de esa categoría, es mejor seguir acrecentando su historia buscando nuevos horizontes. Con 29 años de edad, ahora convertido en tetracampeón mundial, siendo el principal referente en el boxeo, debe de explotar al máximo su condición de figura, tratando de concretar mejores peleas y mayores bolsas que le aseguren su futuro financiero.

En supermosca, Román volvió a ser el mismo boxeador sublime que enfrentó a Brian Viloria y Akira Yaegashi. La diferencia radicó en el cambio de categoría, no es que Román haya perdido fortaleza, lo que sucede es que los rivales ahora son más grandes y fuertes físicamente, resisten mucho más. No hay que olvidar que Cuadras es un 115 natural, es más, ni sufrió para dar el peso previo al combate del sábado pasado. Decía Ricardo “El Finito” López que el golpeo de Román se vio con menos contundencia, agregando que eso era normal por el ascenso de categoría.

Afectó a Cuadras

A pesar del cambio de categoría, González logró someter al mexicano. En algunos momentos parecía que podía noquearlo. Para ser su primer combate serio en 115, porque antes había realizado un par de peleas en ese peso, Román se vio más que bien, fue el mismo, disparando esas ráfagas de más de 4 golpes, ejecutando su gancho con maestría y siempre llevando la iniciativa, tomando riesgos, cerrando espacios y disparando golpes desde todos los ángulos.

Necesita tiempo el nica para asimilar mejor las 115 libras. Ya se dio cuenta que ahora será más difícil, pero Román tiene toda la capacidad para reinar y dominar a todos los rivales. A Juan Francisco Estrada (es campeón de 112 pero subirá a 115) ya lo conoce y no creo que exista una diferencia si vuelven a enfrentarse. Luis “El Nica” Concepción es un peleador de pegada respetada, pero con una defensiva frágil y fácil de romper como un papel, es estático y fajador. El único que quizás puede complicarlo es el japonés Naoya Inoue, un peleador rápido, con poder, aunque carente de experiencia. Estos tres nombres son contrincantes que González puede dominar, eso sí, el compromiso de preparación ahora debe aumentar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus