•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La FIFA impuso ayer un ultimátum a las autoridades de Guatemala para revocar una sanción impuesta al comité interventor de la Federación de Fútbol (Fedefut) y evitar suspender de toda actividad a este país centroamericano por injerencia estatal, informó la comisión normalizadora.

La semana pasada, el Tribunal de Honor de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG), el ente rector del deporte, suspendió al Comité de Normalización de la FIFA al aceptar una denuncia de cuatro jugadores que dieron positivo por dopaje en diciembre.

“El Bureau (oficina) del Consejo (de la FIFA) decidió conceder a la Fedefut hasta el próximo 1 de octubre como plazo para intentar que la decisión (...) sea revocada”, señaló en un comunicado la comisión interventora, que asumió funciones en enero pasado por una crisis en la entidad debido a casos de corrupción en sus dirigentes.

La suspensión de los jugadores, dos guatemaltecos, el argentino Alejandro Díaz y el costarricense Alexander Robinson, todos del club Antigua, fue avalada por el Comité de la FIFA en enero, un mes después de asumir funciones. De no levantarse la suspensión estatal, “la Fedefut será suspendida con efecto inmediato (...) y no se levantaría hasta que la citada decisión sea revocada”, agregó el boletín. El posible castigo afectaría al campeón Suchitepéquez y el club Antigua, que este año disputan su primera participación en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Extienden plazos 

La comisión normalizadora debía concluir sus funciones el próximo 30 de septiembre, pero el sábado pasado la FIFA extendió el plazo hasta el 31 de julio de 2017, que incluye convocar a elecciones para elegir a los directivos de la federación guatemalteca (Fedefut) y redactar los nuevos estatutos.

La comisión es dirigida por Adela de Torrebiarte, exministra del Interior (2007-2008) y excandidata presidencial (2011). De Torrebiarte y otras cuatro personas fueron escogidas para integrar la comisión luego de que el entonces presidente de la Fedefut, Brayan Jiménez y otros directivos, fueran involucrados en una trama de sobornos que investiga la justicia estadounidense y que involucra a otros dirigentes del futbol americano.

En marzo, Jiménez tras ser extraditado a Estados Unidos se declaró inocente ante un juez federal de Nueva York y quedó liberado bajo arresto domiciliario a cambio de una fianza de 1.5 millones de dólares, incluyendo 75,000 en efectivo.

  • 1 de octubre es la fecha límite que la FIFA puso para que haya un cambio de decisión.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus