•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El día final podría ser hoy para Estelí, que en sus manos tiene la oportunidad de seguir o no con el suspenso. Los norteños están a un pasito de la muerte, pero también pueden resucitar con un triunfo que les revitalice sus opciones de vida.

Hoy, los estelianos se enfrentan a Rivas en un partido de vida o muerte para sus aspiraciones, porque su vida depende de ellos mismo y de nadie más, mientras Carazo jugará ante Matagalpa  en el cierre de la segunda vuelta del VIII Campeonato Nacional del Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez 2016.

Los estelianos quedaron en una posición incómoda, tras perder ayer ante los sureños 6-5. En tanto, Carazo ganando a primera hora 7-3, pero cayendo en el juego de fondo 1-0 frente a Matagalpa, esta combinación le permitió a caraceños y rivenses amanecer instalados en el séptimo puesto con idéntico registro (19-24), mientras los norteños (18-25) tienen momentáneamente en su poder el octavo cupo que los clasifica a los cuartos de final. Sin embargo, todo dependerá de los resultados de hoy.

Si los matagalpinos vencen a los caraceños y Estelí derrota a Rivas, habría un triple empate, irían a un juego extra y todo quedaría en manos de la Comisión Nicaragüense de Beisbol Superior (CNBS), que decidiría el lugar, fecha y hora. Pero si Carazo gana y los sureños derrotan a los estelianos, todo el melodrama estaría llegando a su final.

EL LÍDER

Al final del camino, Renato Morales, de Masaya, se quedó con el liderato de bateo del campeonato, arrebatándoselo a Ofilio Castro, de los Dantos. Morales bateó de 4-3 frente a Granada, donde lanzó el veterano Eddy Talavera. De esta manera terminó con promedio de .417, en tanto Castro culminó con .415.

Morales, una vez que ligó sus tres cohetes, fue enviado al banco para protegerlo y que al menos Masaya se llevara el honor de tener al mejor bateador del certamen.

De esta forma, la arremetida de Renato remonta a la batalla que sostuvieron en 1996 Próspero González y Nemesio Porras, quien tuvo que salir de emergente para no dejarse quitar el liderato.

Lo mismo tuvo que hacer el mismo Nemesio contra Henry Roa.

Juan Carlos Urbina finalizó con 112 remolques, nueva cifra en temporada regular con bate de madera, porque de las 117 de Ernesto López en 1978 con el aluminio, 110 fueron en fase clasificatoria, las otras 7 en semifinales, según los registros de Martín Ruiz. El Bóer le ganó 3-0 a Chinandega.

Javier Robles, también del Bóer, impuso nuevo récord en imparables conectados (153) en la nueva era del bate de madera, dejando atrás los 150 de Henry Roa (1993) con León, aunque quedó a tres de los 156 de David Green (1978) con los Búfalos. Tanto Roa como Green lograron esa cifra con bate de aluminio.

Fidencio Flores, de León, se quedó con el liderato de efectividad (1.40), tras lanzar el sábado. De esa manera le ganó la batalla a Juan Bermúdez, de Rivas, quien finalizó con 1.42.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus