•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Villarreal cortó la victoriosa racha del Real Madrid y dejó a Zinedine Zidane sin el récord histórico de triunfos seguidos en solitario, el día que buscaba el decimoséptimo en cadena en la Liga, víctima de una mala primera parte y un penalti a lo Panenka de Bruno que castigó un error de Varane (1-1).

Los partidos del Santiago Bernabéu tenían otra dinámica desde el cambio notable que dio el Real Madrid con la llegada de Zidane. El mando lo perdía ante equipos como Celta, Osasuna o Sporting de Portugal y ganaba por pegada. Quiso corregirlo, o le invitó el Villarreal a hacerlo. Los de Fran Escribá vieron el resultado del resto de equipos y optaron por retrasar la línea defensiva, juntar líneas y correr para dañar al rival.

Provocó una salida en tromba madridista. Seis saques de esquina en diez minutos, pero ninguna ocasión de peligro en el balance final. Regresaba a escena la BBC, con otro partido de titular para Benzema en busca de ritmo, y la vuelta de Bale y un Cristiano al que se le ve alejado de su mejor versión física.

Bajo un 4-1-4-1 como sistema, el Villarreal no sufrió en el primer acto. Defendió bien los centros laterales y Asenjo solo tuvo que intervenir ante un remate. Era el minuto 18 cuando un centro de Marcelo lo cabeceó Bale y Benzema forzó al portero rival a sacar los puños en su parada.

Fue cuando llegó la lesión muscular en un gemelo de Marcelo cuando se armó la revelación del Villarreal. Varane, en salida de balón desde atrás, intentó una ruleta, perdió el equilibrio y el esférico, que acabó chutado por Trigueros y se estrelló en un brazo de Ramos. Bruno chutó de forma magistral, a lo Panenka y por el centro de la portería.

Sin embargo, dos minutos del segundo acto le sirvieron para demostrar al Villarreal que le esperaba un panorama radicalmente opuesto. Un error por alto en la salida de Asenjo, dejó el balón muerto y un disparo arriba de Ramos encendía al Bernabéu.

La olla a presión jugaba su papel y en el minuto 49 llegaba el empate con un testarazo con el alma de Sergio Ramos. El Real Madrid iniciaba un acoso que duró hasta el último minuto del partido. El Villarreal se limitó a protegerse del aluvión e intentar defenderse con orden, así terminó el desafío.

13 puntos acumula el Real Madrid y permanece como líder de la Liga de España.
    

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus