•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la primera batalla, contra pronósticos, David venció a Goliat. Rivas sorprendió a los Indios del Bóer y los doblegó 5-3, exhibiendo un bateo que sabe aprovechar las oportunidades que el contrario le ofrece. Una Tribu defensivamente vulnerable, no pudo contra ese “conjunto difícil, necio y aguerrido” que es la novena rivense, según Ronald Tiffer, quien seguramente no durmió tranquilo pensando en esa primera derrota tan alarmante.

Los Indios comenzaron dominando el juego, pero no pudieron sostener tal dominio. En tan solo la primera entrada, Javier Robles, el dueño del liderato de imparables en la temporada regular, conectó doblete, avanzó a tercera con roletazo a la inicial de Kenny Alegría y anotó por fly de sacrificio de Edgar Montiel. Desde ese breve pero efectivo ataque de los Indios, el marcador permaneció inamovible, producto de la dominante presentación de Róger Marín y Juan Bermúdez.

El 1-0 persistió hasta en la apertura de la quinta entrada, cuando con las bases llenas, Alberto Espinoza conectó un elevado por el jardín central que el guardabosque Bismarck Rivera no pudo atrapar, error que permitió a los tres corredores avanzar hasta el home plate, reformando la pizarra a 3-1, resultado que ponía a temblar a Tiffer y su tropa.

Sin embargo, en el séptimo episodio, la suerte besó a los Indios. Con corredores en posición anotadora, Robles volvió a mostrarse oportuno y conectó un imparable remolcador de dos carreras que empató el juego a 3-3. Resurgía el Bóer, salía explotado Bermúdez.

Poco duró la alegría del empate, pues ante Fulvio Delgado, el emergente Javier Henrique conectó un sencillo dentro del cuadro que impulsó desde la tercera a Luis Montealto con la carrera que ponía la pizarra 4-3. Acto seguido, otro imparable de Carlos Vanegas trajo a la registradora a Donald Guzmán, permitiéndole a Rivas recuperar la ventaja de dos carreras.

Más: Tiffer: “No clasificar a semifinales sería un total fracaso”

El 5-3 fue definitivo. Ganó Marlon Altamirano en labor de relevo (1-0) y perdió Jabier Herrera (0-1).

León implacable

De pronto, el equipo de los Indígenas de Matagalpa se encontró caminando sobre las brasas, rumbo a un infierno que nunca imaginó. El fiero bateo de León y el monumental trabajo monticular de Fidencio Flores, manteniéndolos en blanco durante seis entradas, fueron los elementos utilizados por sus rivales para doblegarlos 8-0 en el primer juego de la serie de cuartos de final.

En la primera entrada, con dos outs en la pizarra, Martín Espinoza sacudió a Fidencio con un doblete por el jardín izquierdo, pero el cuarto bate Omar Herrera falló en batazo inofensivo por la segunda base. Así se acabó la breve amenaza norteña.

En el cierre, Berman Espinoza también dominó a los dos primeros rivales antes de ser estremecido por doblete de Elmer Reyes, algo que tenía perfil de mala noticia, pues en el círculo de espera estaba el cuarto bate Renato Morales, el mejor de los bateadores en la temporada regular. Berman no quiso retarlo y le dio base por bolas, dejando el escenario preparado para que imparable de Marvin Martínez llenara las bases y otro pasaporte a Sandor Guido propiciara la primera anotación leonesa, provocando el alarido de la afición metropolitana.  

Berman se fue temprano

Pese al inicio tambaleante de Berman, la ilusión de ver el duelazo de picheo entre él y Fidencio permaneció viva, aunque solamente por un tiempo efímero, pues en la segunda entrada, tras recibir imparable de Norlando Valle y otorgarle base por bolas a Arnold Rizo, el mánager Ramiro Toruño decidió sacar al abridor norteño y enviar en su lugar a Ariel Downs, quien dominó al único rival que enfrentó en batazo para doble play, pero en el cierre del tercero no pudo escapar a la furia de León, siendo estremecido por doblete de Martínez y sencillo de Guido que ampliaron la ventaja a 2-0.

Pese a tener la pizarra a su favor, Flores se metió a problemas otorgando tres bases por bolas en la parte alta del cuarto, pero salió del apuro ponchando a Marvin Treminio  y dominando en elevado al jardín izquierdo a Ariel Rayo.

No hubo forma de hacerle carreras a Flores, quien se retiró luego de laborar durante seis episodios completos en los que permitió solamente cinco imparables. No corrió con la misma suerte Downs, quien volvió a ser atacado en el cierre el sexto. Sandor con un sencillo y Óscar Cortez con un triple se combinaron para producir la tercera anotación leonesa. Luego, Norlando Valle conectó un cañonazo remolcador de la cuarta anotación. No paró León y en el séptimo, aprovechando el derrumbe del picheo norteño, movió el marcador a 8-0, estableciendo la ventaja definitiva. Ganó Fidencio Flores (1-0) y perdió Berman Espinoza (0-1). 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus