•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Vestido de torero, Carlos Teller sorteó a los Toros de Chontales y los doblegó. El experimentado abridor de los Dantos no les permitió a sus rivales desarrollar las embestidas que los caracterizan y los hizo desfilar delante de sus envíos, inteligentemente manejado como cachorros inofensivos. Durante más de seis entradas, Teller limitó a los chontaleños a solo un imparable. Reducidos a caricaturas, los Toros cayeron 4-0 en el primer duelo de su serie en los cuartos de final.

En la baja del segundo, un doblete de Ronald Rivera alteró los nervios de la novena visitante, pero no los de José Elías Villegas, quien supo mantener la concentración y sacar los dos outs restantes, como enviando señales de no estar dispuesto a ceder en la batalla.  Igual pasaba con Carlos Teller, quien empeñado en mantener el duelo de picheo no le permitía mayores libertades a la aguerrida ofensiva chontaleña. 

Sin embargo, el empate a cero se quebró en el cierre de la tercera entrada, cuando Carlos Pérez con un doblete y luego Darrel Walter con sencillo produjeron la primera anotación de los Dantos. En el contexto del mismo tercer episodio, Ofilio Castro conectó imparable, haciendo avanzar hasta la tercera almohadilla a Walter, luego Ronald Garth recibió base por bolas, lo que permitió que las bases se llenaran. No pudo Villegas escapar del infierno, pues un error en fildeo sobre elevado de Juan Oviedo al jardín central produjo la segunda carrera y sirvió de antesala al fly de sacrificio de Rafael Estrada, que propició la tercera anotación capitalina. Esa ventaja, con Teller agigantándose, parecía difícil de alcanzar.

Lea: Yeltsin Solís en su nuevo corral

Un inning más tarde, el desborde ofensivo de la novena de la capital siguió haciéndole daño al frágil picheo de Villegas, quien salió explotado luego de permitir la cuarta carrera producto de dobletes de William Rayo y Darrel Walter. Desde entonces el encargado del montículo, con el objetivo de frenar el ímpetu de los Dantos, fue Walter López.

Misión imposible

Descifrar a Teller fue misión imposible para la artillería de los Toros, que en seis entradas y dos tercios solamente pudieron conectarle un imparable, el de César Villagra, en la parte alta del tercer episodio. No había forma de quebrar el dominio del muchacho de grandes resultados en la liga mexicana. Los Toros desfilaban como nobles criaturas ante el matador de los Dantos, quien tras dominar a los dos primeros bateadores del séptimo episodio, abandonó el montículo bajo la brisa y en medio del aplauso del público. Su lugar lo ocupó el relevista Henry Córdoba. 

En su último chance, intentando resurgir de entre los escombros, los Toros produjeron su única carrera, porque Samuel Estrada se encargó de cerrarles definitivamente las puertas.

El triunfo fue para Teller (1-0) y la derrota para José Elías Villegas. Samuel Estrada se apuntó juego salvado (1).

Hasta la hora del cierre de esta edición, la Costa Caribe se imponía autoritariamente 6-1 a Carazo en la tercera entrada de un juego que a causa de la lluvia inició a las 7:30 pm.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus