•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un hit le bastó conectar en cuatro turnos al nicaragüense Cheslor Cuthbert para mantener su promedio de bateo en .276, el mismo con el que inició el partido contra los Tigres de Detroit, que cayeron con pizarra de 7-4 ante los Reales de Kansas City, ayer en el beisbol de las Grandes Ligas.

La cuenta regresiva ha comenzado para el orgullo de Corn Island, quien tratará de ser más efectivo en el cajón de bateo en sus últimos partidos de la temporada regular para tratar de cerrar fuerte y acercarse a los .300.

El originario de la Isla del Maíz alineó de segundo bate y custodiando la tercera base en el duelo que los Reales perdían 4-2 en el noveno capítulo, pero un racimo de cinco carreras les permitió finalmente llevarse la victoria. Para Detroit fue una dolorosa derrota, porque retrocedió en su lucha por uno de los dos wild card de la Liga Americana, debido a que los Azulejos de Toronto vencieron 3-0 a los Yanquis de Nueva York y los Orioles de Baltimore se impusieron a los Diamondbacks de Arizona.   

De los 10 imparables que conectaron los Reales uno fue a la cuenta de Cheslor, quien lo disparó en la parte alta del quinto capítulo debido rola dentro del cuatro. Falló en el primer y tercer inning. En el octavo, el nica cerró su accionar con un batazo al campo corto.

A estas alturas con 122 partidos jugados y 457 turnos oficiales, al pinolero se le hará difícil   terminar sobre los .300, pero con buen repunte en la recta final podría acercarse a esa cifra.

Aunque batear por debajo de los .300 no sería una mala campaña para Cheslor, tomando en cuenta que es su primera temporada completa.

Con el imparable de ayer, son 126 los que conecta esta temporada el tercera bases de los aún, pero ya liquidados campeones de la Gran Carpa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus