•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su territorio, León fue abatido y también vencido. Los Indígenas de Matagalpa, aprovechando el descontrolado picheo de los leoneses consiguió su segunda victoria de los cuartos de final, poniendo a su rival contra las cuerdas. El abridor Wilfredo Amador silenció a los felinos y pese al intento de resurgimiento de estos en las instancias finales del juego, la novena norteña se impuso 6-3.

El inicio del juego fue peculiar. Joaquín Acuña se mostró lejos de la zona de strikes y muy certero en la zona del cuerpo de los bateadores, tanto que golpeó a los únicos tres que enfrentó, Fausto Suárez, Emilio Villegas y Martín Espinoza. Este descontrol fue fatal para el abridor leonés, pues la regla indica que cualquier lanzador que golpee a tres bateadores de forma consecutiva deberá abandonar el juego.

Obviamente la salida prematura de Acuña, agarrando al bull pen de los felinos sin nadie calentando, fue un duro golpe para el mánager Julio Vallejos, quien teniendo el corazón arrugado por la angustia, mandó a Norman López a encargarse del montículo. El relevista ahora con tarea de abridor no tardó en hacerse notar y golpeó a Omar Herrera, lo que propició la primera carrera leonesa, que era muy particular, pues se anotaba como producto de cuatro golpes consecutivos.

Luego de ese desliz, López se enderezó y sacó los tres outs, incluyendo dos por la vía del ponche.  

Desde entonces el muchacho se abrazó en un duelo de picheo con Wilfredo Amador hasta en la apertura de la quinta entrada, cuando por imparable de Ariel Rayo, golpe a Suárez y sencillo de Emilio Villegas permitió la segunda carrera matagalpina. Luego, otorgó una base por bolas que llenó las almohadillas y posteriormente golpeó a Herrera, permitiéndole a los norteños una tercera carrera que además lo sacó del montículo. Jesús Garrido tomó su lugar y haciendo honor a la fatal presentación de sus antecesores golpeó al primer bateador que enfrentó y permitió la cuarta anotación. Pero no acabó ahí el castigo, pues con las bases llenas Hernández conectó imparable remolcador de las carreras cinco y seis. Tal ventaja, con Amador atornillando a la ofensiva leonesa, tenía apariencia de lapidaria.

Sin embargo, León no se dio por vencido y comenzó la misión de descontar, acercándose 6-1 en el cierre del sexto y 6-3 en el octavo, episodio en el cual dejaron las bases llenas. Tras ese intento serio de empatar el juego, no hubo otro ensayo de rebelión. La victoria fue para Wilfredo Amador (1-0) y la derrota para Joaquín Acuña (0-1). El juego salvado fue para Francisco Valdivia (1).

Los felinos cayeron en su territorio y ahora tendrán que buscar el alargue de la serie en la casa del rival mañana a las 1:00 p.m.

Bóer domina

Sufriendo pero ganando, los Indios del Bóer avanzan con determinación hacia las semifinales. Ayer se impusieron 4-3 al Frente Sur Rivas, poniendo la serie de cuartos de final 2-1 a su favor, aunque sin evitar la cuota de sufrimiento, propiciada en gran parte por un equipo rivense que no se cansa y aún en los último instantes del juego busca quedarse con la victoria.

Fue el Bóer quien golpeó primero anotando en par de ocasiones en la tercera entrada, pero Rivas le contestó en la parte alta del sexto empatando el juego. Sin embargo, la Tribu anotó una carrera en el cierre del mismo episodio y otra en el octavo, poniendo el desafío 4-2. En el noveno, un

Rivas terco ante la derrota se acercó 4-3, pero no tuvo el empuje suficiente para forjar el milagro y sucumbió.

El juego lo ganó Braulio Silva (1-0) y lo perdió Adolfo Flores (0-1). Darrel Leiva se apuntó juego salvado (1). Estos dos equipos volverán a la acción mañana a las 6:00 p.m. en el Estadio Yasmil Ríos Ugarte. Los Indios buscarán clavar la estocada final, mientras los sureños procurarán extender la serie hasta el quinto juego.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus