•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ayuno de cuadrangulares acabó ayer para Cheslor Cuthbert, luego que regresara a las tribunas del Comerica Park un envió de Aníbal Sánchez que viajaba a 96 millas por hora (mph), llegando de esa forma a 11 vuelacercas en la actual temporada y, a 12 en su corta carrera en Grandes Ligas. El originario de Corn Island bateó de 5-2, con dos remolques y una anotada, en la guerra de batazos que los Reales de Kansas City le ganaron 12-9 a los Tigres de Detroit.

En tan solo la primera entrada, los actuales monarcas de Las Mayores comenzaron su festín de carreras anotando en cuatro ocasiones. Pese a tener chance de contribuir en el rally madrugador de su equipo, el nicaragüense fue dominado en elevado a la inicial por Blan Hardy, quien había entrado en relevo del abridor Matt Boyd.

Sin embargo, no tardó en unirse a la fiesta de imparables y en el tercer episodio, con Sánchez en la colina y Paulo Orlando corriendo en la intermedia, conectó un bambinazo por el jardín izquierdo, remolcando par de carreras que ponían la pizarra 6-0. Cuthbert no se volaba la cerca desde el 13 de agosto, cuando lo hizo ante el lanzador de los Mellizos de Minnesota Tyler Duffey.

Siguió encendido el muchacho y en el quinto inning conectó sencillo al jardín central, pero no progresó en las bases. En sus siguientes dos turnos, el isleño se ponchó en el séptimo y falló en elevado a la segunda base en el noveno.

Tras su actuación de ayer, el pinolero batea para .277 producto de 127 imparables en 458 turnos al bate. De sus incogibles 28 son dobletes, uno triple y 11 jonrones. Con los dos de ayer arribó a 45 remolques y con la carrera que anotó llegó a 48 en el presente año.

Ramírez poncha a Ortiz

Por su parte, Erasmo Ramírez lanzó un episodio y un tercio de cero carreras en el juego que los Medias Rojas de Boston derrotaron 3-2 a los Rays de Tampa Bay. El nica dejó su efectividad en 3.92.

El lanzador rivense apareció en escena en el sexto episodio con la misión de sacar el último out y lo hizo doblegando a Christian Vásquez. Luego retornó al montículo en la séptima y resolvió sin problemas a Dustin Pedroia, Xander Bogaerts y David Ortiz, a este último por la vía del ponche. Boston logró su undécimo triunfo consecutivo y redujo a dos su número mágico para acreditarse la división.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus