•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La muerte trágica del joven lanzador cubano, José Fernández, de los Marlins de Miami, considerado como uno de los mejores en el beisbol de las Grandes Ligas, ha dejado desolada a toda la familia del beisbol de las Mayores.

Pero de una manera especial a la comunidad cubana, residente en Estados Unidos y entre los muchos peloteros de su país que también están en el mejor beisbol del mundo.

La triste noticia de su muerte, ocurrida en la madrugada del domingo en un accidente náutico ocurrido en Miami Beach, se esparció rápidamente por todo Estados Unidos y Cuba en medio de un sentimiento de tristeza e incredulidad.

Fernández, de 24 años, que se crió en Cuba, donde lanzaba piedras y “todo el tiempo” traía con él un palo de madera para pegarle a las piedras y que desertó a los 14 años, porque quería vivir el “sueño” de jugar en el mejor beisbol del mundo, solo pudo ver realizado su deseo a medias.

Cubanos se lamentan

Su muerte conmovió a millones de fanáticos, quienes se solidarizaron con el lanzador y su familia, además de admirar su pasión por el juego.

Pero sobre todo ha causado dolor y una tristeza enorme entre los peloteros cubanos que hay en las Grandes Ligas como es el caso del jardinero de los Diamondbacks de Arizona, Yasmany Tomás, quien desertó de la isla en el 2014.

“Es una irreparable pérdida para los cubanos porque era uno de nosotros y venía de nuestro país”, comentó Tomás. “Era un pelotero muy querido en Miami, los Estados Unidos y Cuba”.

El jugador de cuadro de los Astros de Houston, Yulieski Gurriel, quien salió de Cuba en febrero, conocía a Fernández desde que este era un pequeñito. Fernández y el hermano menor de Gurriel, Lourdes, jugaron juntos en las ligas juveniles de la isla.

“Esta no es solamente una pérdida para Cuba, sino para todo el mundo y se ha ido uno de los mejores lanzadores que el beisbol de Grandes Ligas haya visto”, opinó Yulieski. “Mi corazón y mis condolencias para con su familia. Que Dios lo tenga en su gloria, mi ‘bro’”.

Hasta la fecha han jugado cerca de 200 peloteros cubanos en la Gran Carpa y casi 100 desde que Fidel Castro asumió el poder en 1959. Fernández era uno de los mejores.

Puig, su amigo

El jardinero de los Dodgers, Yasiel Puig, quien salió de Cuba en el 2012, era amigo cercano del lanzador y dijo que Fernández fue una de las primeras personas en saber que había llegado a los Estados Unidos. El domingo, Puig recordó una tarde hace un par de semanas en la que ambos salieron a cenar juntos en Miami.

“Era un gran chico y además me gustaba cómo jugaba al beisbol. La manera en que trataba a su mamá, a su abuela, a sus compañeros de equipo y a otros jugadores como a mí”, comentó Puig.

La muerte de Fernández llega en un momento en que la relación entre los Estados Unidos y Cuba mejora poco a poco.

El pasado marzo, los Rays jugaron ante la Selección de Cuba en el Estadio Latinoamericano de La Habana. El ex-astro Luis Tiant, seleccionado tres veces al Juego de Estrellas y quien dejó Cuba en 1961, hizo el primer lanzamiento ceremonial, previo a dicho partido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus