•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Escribir la previa de un quinto juego en la serie de cuartos de final entre los Indios del Bóer y el Frente Sur Rivas no estaba en los pronósticos, pero la garra sureña así lo ha querido. Derribando al monstruo de la incredulidad y agigantándose en el momento oportuno, el joven conjunto sureño ha obligado a la novena capitalina a batallar en un duelo de vida o muerte. El temible Bóer, equipo de brava ofensiva, está tan cerca de la gloria como de la frustración. Esta tarde (6:00 p.m.) solo uno de los dos beberá del agua de la clasificación, el otro morirá sediento de gloria.

Pese a la buena presentación del equipo del sur en sus series contra los de Managua, la gran campaña de los Indios empujó a vaticinar que para ellos no sería tan difícil doblegar a su rival y clasificar a la ronda semifinal. Las proyecciones, basadas en las estadísticas globales de ambos clubes, ubicaban las flechas del favoritismo apuntando hacia el campamento del equipo mimado de la capital. Sin embargo, tales previsiones han sido golpeadas por la valentía y determinación de un grupo de muchachos a los que no les amilana enfrentarse a ningún rival, incluido el Bóer, equipo cuyos artilleros se adueñaron de gran parte de los lideratos ofensivos de la temporada regular.

Rivas milagroso

Al conocerse que una de las llaves de cuartos de final sería entre el Bóer y el Rivas, pareció ser una sentencia de muerte para los sureños, pero ellos, siempre aguerridos, le han dado giro a la historia y hoy se presentarán al Estadio Denis Martínez con la posibilidad de conseguir una victoria colosal. Este ha sido el camino recorrido por un Rivas que rompiendo pronósticos, se citará hoy con la historia, en un duelo en el que Elvin García saltará al montículo por los Indios y Marlon Altamirano podría hacerlo por el Frente Sur.

¡Sorpresa! Rivas golpea primero. El primer duelo fue en el Estadio Nacional. Con Roger Marín en la loma del coloso construido en 1948 nadie dudaba del primer triunfo del Bóer, sin embargo, los Indios fueron doblegados 5-3 ante su gente, resultado que hizo sonar con fuerza las alarmas de preocupación en la cabaña de la Tribu. El juego lo ganó Marlon Altamirano en Relevo de Juan Bermúdez y lo perdió Jabier Herrera, uno de los relevistas que entró tras la buena labor de apertura de Marín. El bateo oportuno de los rivenses volvió a ser clave.

Bóer se desborda. El resultado del segundo encuentro fue 12-6. Los capitalinos exhibieron su mejor arma: el bateo. Pronto en el partido, Juan Carlos Urbina y compañía destruyeron al abridor Pedro Torres y tomaron una ventaja que no perdieron, pese a que los rivenses, siempre tercos ante la derrota, descifraron a Elvin García fabricándole seis carreras en tan solo tres entradas. Pero la artillería del Bóer no paró hasta producir 12 anotaciones. Se empató la serie.
Indios ganan sufriendo. El Bóer, pese a sufrir hasta el último instante, consiguió una segunda victoria que puso contra la pared a los rivenses. Ganó Braulio Silva, perdió Adolfo Flores y salvó Darrel Leiva. Con la Tribu dominando a lo largo del partido, los rivenses batallaron hasta el final, haciendo temblar a su rival, pero no pudieron completar la hazaña de arrebatar la victoria. El triunfo de los mimados confirmaba los pronósticos y hacía pensar que no había más futuro que el siguiente juego para los rivenses.

Rivas resurge. Inyectados de entusiasmo y agresividad, exhibiendo el bateo oportuno que les caracteriza, los del Frente Sur tuvieron una gran noche y ante una multitud de rivenses eufóricos en las tribunas del Yamil Ríos Ugarte empataron la serie. Una imagen llamativa de ese encuentro tiene que ser la de Alberto Espinoza conectando un cuadrangular de tres carreras que impulsó el triunfo de su equipo. Fue impactante ver el rostro de frustración de Ronald Tiffer, que seguramente no quería estar en un quinto juego contra un equipo “difícil, necio y aguerrido”.

Muerte o vida. Para el duelo crucial, Ronald Tiffer aseguró que enviaría a la loma de los infartos a Elvin García, refuerzo en el cual tiene plena confianza, pese a que tuvo una discreta actuación en el segundo juego de la serie. Por su parte, el timonel del Rivas, Manny Collado, dijo que Marlon Altamirano sería su abridor, fue este muchacho quien se apuntó la primera victoria de los sureños. En las manos de ambos abridores está la clasificación de sus respectivos equipos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus