EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En nueve minutos del segundo tiempo, el Barcelona le dio la vuelta al partido y se impuso en el complicado campo del Borussia Mönchengladbach (1-2), un equipo que no perdía en su feudo desde enero de este año tras acumular once victorias consecutivas.

En el triunfo azulgrana fue determinante el intervencionismo de Luis Enrique, que tuvo la virtud de cambiar el ritmo del partido en los primeros minutos del segundo tiempo, con la entrada de Rafinha y de Arda Turan, autor del gol del empate.

Con esta victoria, combinada con el empate que se produjo en el Celtic-Manchester City, los azulgrana son líderes en solitario con dos victorias en dos partidos a la espera de los dos próximos encuentros ante el equipo de Guardiola que servirán para dilucidar la suerte del grupo.

Tuvo que cocinar el partido a fuego lento el Barsa, pese a que la propuesta del Gladbach de André Schubert era otra y buscaba una presión alta y asfixiar la zona de creación azulgrana a base de jugársela atrás en un tres contra tres.

Luis Enrique sorprendió poniendo en juego de inicio a Paco Alcácer. El exvalencianista fue la única novedad en un once en el que los otros diez eran los habituales ante las ausencias por lesión de Lio Messi y de Samuel Umtiti.

Buscó el desequilibrio el Barsa con Neymar jugando muchos minutos de mediapunta y habilitando espacios para Suárez y Alcácer. El Borussia avisó pronto, en una acción dentro del área reclamada como penalti por manos de Piqué (min. 3).

El guion era el esperado hasta que un error de Busquets desequilibró el partido y todo se complicó para los catalanes. El mediocentro perdió en la construcción ante Dahoud, el balón llegó a Raffael, este a Stindl y entró Thorgan Hazard para batir a Ter Stegen en la primera llegada clara de los locales en el minuto 34 (1-0).

CAMBIOS EFECTIVOS

En los primeros minutos del segundo tiempo, Raffael, el mejor de los alemanes, se retiró por lesión y Luis Enrique movió su alineación.

Sacó del campo a Alcácer y puso a Rafinha; después a Rakitic e introdujo a Arda Turan. El partido era un monólogo del Barsa, pero sin apenas ocasiones. Los catalanes se enredaban en el físico de los alemanes y no acababan de ver las líneas de pase.

Pero en esas que Busquets recuperó un balón cerca del área alemana, pasó a Neymar y el brasileño se la puso a Arda. El turco, que apenas llevaba cinco minutos sobre el terreno de juego, batió a Sommer y marcó su primer gol en la Champions con la camiseta azulgrana (1-1, min. 65).

En apenas nueve minutos, los azulgrana le dieron la vuelta a la situación. A la salida de un córner, en una acción que pareció ensayada, Neymar sirvió al centro del área a Suárez, el uruguayo remató de primeras, Sommer rechazó y Piqué cazó el despeje para marcar el 1-2 (min. 74).

Arda, en el 77, pudo rematar el partido, pero su vaselina no encontró la red por la intervención de Sommer y en la recta final del partido, el Gladbach se fue hacia arriba buscando el empate, pero con más corazón que calidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus