•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se acabó la temporada regular en Grandes Ligas y con ello, también el accionar de los nicas Cheslor Cuthbert, Erasmo Ramírez y Juan Carlos Ramírez. Como suele suceder en todo año, los tres mosqueteros atravesaron momentos de altas y bajas, que fueron superadas, terminando cada uno en sus respectivos equipos, eliminados de cualquier posibilidad de meterse en la postemporada.

La pregunta que salta en la mesa al momento de entrar a las valoraciones es ¿Quién fue mejor? Ciertamente el hecho de finalizar la temporada, teniendo acción en el último día de juego, ya es un mérito. Sin duda si hay que escoger al pelotero con un rendimiento más destacado, ese sería el pelotero de Corn Island, bateador de los Reales de Kansas City.

Cheslor Cuthbert

Este fue el año del establecimiento del único bateador nica que tenemos en este momento en Las Mayores. Una lesión que sacó de circulación a Mike Moustakas durante toda la temporada, le abrió las puertas a Cheslor, quien en el 2015 había mostrado algunos destellos de su talento, pero fue en el 2016 que el muchacho se asentó en la tercera base como titular, conectando 12 jonrones, más de 20 dobles, impulsando 46 carreras y ganando respeto en la organización.

Tanto convencimiento causó Cheslor en Kansas, que el equipo está buscando por todos los medios, hacerle un espacio en el cuarto interior para la próxima temporada. La organización le ordenó ir a Arizona, donde entrenará en la segunda base en una Liga Instruccional durante dos meses. Uno creería que la intención de los Reales es que sea titular y continúe su desarrollo.

Erasmo Ramírez

En su nuevo rol como relevista, Erasmo Ramírez lució grandioso en el inicio de temporada. Tan grande fue su impacto que el manager Kevin Cash le consideró como el Jugador Más Valioso en su momento. Como olvidar ese gran mes de abril, en el que Ramírez cosechó 4 triunfos y una derrota, presentando una lujosa efectividad de 1.29 con dos juegos sostenidos.

Un mes después, siguió mostrando consistencia. Ganó dos y perdió la misma cantidad, sumando 6 juegos sostenidos en total. Sin embargo, la magia del nica empezó a esfumarse en junio, su peor mes de temporada, en el que sucumbió cuatro veces, siendo golpeado estrepitosamente por los equipos rivales.

Su balance de 7-11 en el final de temporada, probablemente no es el más alentador para un relevista. Sin embargo, hay más cosas que rescatar al momento de hacer un análisis. Sus 15 juegos sostenidos y dos salvados, no son malos números para un picher acostumbrado a ser abridor y que sufrió un desgaste innecesario en su brazo en los primeros 3 meses de temporada.

JC Ramírez

A Juan Carlos Ramírez le pasó lo contrario que Erasmo. El pistolero capitalino dueño de una recta intimidante, capaz de acariciar las 100 millas por horas, tuvo un terrible paso por los Rojos de Cincinnati. JC se contagió negativamente de sus compañeros relevistas, de los peores este año en Grandes Ligas.

Cincinnati puso en Waiver a Juan Carlos, lanzándolo a la suerte de que algún equipo se fijara en él. Es más, JC ni sabía de su descenso en el equipo, fue cuando en un parpadeo, los Angels de Los Angeles, lo sacaron del fango el 26 de junio, dándole la confianza que necesitaba para revitalizarse y demostrar su valor.

Juan Carlos terminó el año con un motivador balance de 3 triunfos y 4 derrotas. Sostuvo 12 partidos y salvó dos juegos, ambos con los Angels, equipo con el que mostró más control mejorando su efectividad a 4.35. En los últimos tres meses, Ramírez hizo un gran trabajo y es probable que continúe en el equipo la próxima temporada, buscando su establecimiento definitivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus