•  |
  •  |

Al no poder exhibirse en un cuadrilátero, el polémico boxeador británico Tyson Fury, volvió a jugar ayer con los medios, anunciando en las redes sociales su retirada, para desmentirse a sí mismo apenas unas horas después.

Tras dos aplazamientos de su esperada revancha contra Vladimir Klitschko, el campeón del mundo de los pesos pesados pasa el tiempo intentando rebatir las acusaciones de dopaje y dando rienda suelta a la teoría de la conspiración, de la que hace responsable a su rival ucraniano.

Este lunes, el púgil de 28 años, jugó con los medios a través de Twitter, pocos días después de que la cadena norteamericana ESPN anunciara su control positivo por cocaína el pasado 22 de septiembre.

Al día siguiente, el campeón de los pesados de la categoría reina por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), de la Organización Mundial (OMB) y de la Federación Internacional (FIB) anunció la cancelación, por segunda vez, de su combate de revancha contra Klitschko, prevista para el 29 de octubre por estar “médicamente inapto para pelear” sin dar más precisiones.

Este combate se había programado ya para el pasado 9 de julio, pero fue cancelado por una lesión de tobillo del púgil británico, que se hace llamar a sí mismo el “Gipsy Warrior” (el Guerrero Gitano).

Ayer, Fury anunció por sorpresa a través de Twitter que se retiraba. “El boxeo es la cosa más triste en la que he participado, todos (son) un saco de mierda, soy el más grande y me retiro”.
Después publicó un video en el que el abogado norteamericano, George Kokkalenios, cuenta “la verdad sobre la corrupción en el boxeo”. “(Fury) no toma drogas, no se dopa, pero el sistema está corrompido”, explica el abogado al volante de su vehículo.

Kokkalenios denuncia que Klitschko “está definitivamente implicado en esto”. “Tiene a todo el mundo en el bolsillo (...). No digo que sea alguien malo, pero puedo decir que su riqueza le da mucha influencia”.

Defensa de sus títulos

Sin embargo, apenas tres horas después, Fury se desmintió a sí mismo. “¡Ja ja ja, pensáis que os ibais a librar fácilmente del Rey Gitano! Estoy aquí para continuar. El Más Grande solo quería mostraros cómo actúan los medios”, tuiteó.

“En cuanto vaya mejor defenderé lo que me pertenece, el trono de los pesos pesados”, añadió Fury, si es que a sus 28 años puede volver a subirse a un ring.

Minutos después volvió a tuitear: “Una buena noticia es que estoy recibiendo la ayuda adecuada y que voy a volver aún más fuerte que antes, inténtalo y párame. Dios es grande y bendito sea Jesús”.

Fury, polémico por sus declaraciones en contra de las mujeres o de la homosexualidad, fue suspendido provisionalmente el 24 de junio por la Agencia Antidopaje Británica (UKAD) tras habérsele detectado una sustancia prohibida en febrero. Dicha suspensión fue levantada hasta una audiencia del boxeador prevista para noviembre.

Según la cadena ESPN, el púgil no será sancionado por su positivo por cocaína, ya que el control se realizó fuera de la competición, aunque le podrían impedir defender sus títulos mundiales, por lo que perdería sus cinturones apenas un año después de ganárselos a su gran rival Klitschko.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus