•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si Julio Iglesias tuviera que dedicarle una canción a los Dantos, sería esa que se titula “Tropecé de nuevo con la misma piedra”. Y es que el peor enemigo del conjunto capitalino lo tienen en su interior y se llama relevo. El manager Luis Cruz Ulloa amaneció desvelado nuevamente, rascando su cabeza por no saber qué más hacer para que sus lanzadores le resuelvan. Triunfó la Costa 5-2 en Bluefields, aprovechando la fragilidad del picheo y la defensiva rival en la agonía del partido, tomando la delantera en la serie semifinal 2-1.

A los Dantos se les derrumbó la victoria en el apocalipsis del desafío. Falló el relevo y la defensiva; un error fatídico, monumental y absurdo de Darrel Walter en el jardín central, cubriendo un elevado conectado por Dwight Britton en el cierre del octavo inning, abrió el camino del triunfo costeño que ahora tienen contra la pared a los capitalinos, con la posibilidad de enterrarlos en casa.

Con el juego 2-2 y hombres circulando en primera y segunda, Britton sacó un elevado fácil al central. Había un out, Mark Joseph, quien corría en la intermedia, se despegó demasiado de la colchoneta, creyendo que la pelota era inatrapable, sin embargo, estaba al alcance de Walter, quien no pudo quedarse con la pelota, propiciando el 3-2 contra el relevista Luis Somarriba. La atrapada aseguraba un doble play, garantizando el empate a dos carreras.

Lea: Costa desnuda a los Dantos

Tras ese error terrible, el barco se le hundió totalmente a los Dantos. A Somarriba se le perdió la brújula, golpeó a Juan Blandón, llenó las bases y regaló un pasaporte a Debrie Bennett, que acrecentó la pizarra 4-2. Siguió Devan Carter, y con un roletazo (escogencia) por el campo corto, trajo la quinta carrera, poniéndole sello al triunfo costeño 5-2. Wilfredo Pinner se llevó el triunfo con un cierre magistral de juego. Perdió Jason Laguna, culpable de heredarle dos corredores a Somarriba en el octavo. Ofilio Castro conectó jonrón de dos carreras en el primer inning

Estrada desperdiciado

Es una lástima para los Dantos tener un equipo que responde ofensivamente, pero con anemia en el relevo.  La sinfonía de picheo orquestada por Samuel Estrada, durante 6.1 innings, se le derrumbó en un suspiro. Un doble de Bennett con uno a bordo explotó al derecho de los Dantos, relevó Henry Córdoba, teniendo la misión de sostener la ventaja de 2-0 por el jonrón de Ofilio Castro con uno a bordo en el primer inning, sin embargo, el emergente Roberto Martínez le conectó un doble empujador de dos, estableciendo el empate 2-2 en la pizarra en el séptimo. 

Anoche fue el conjunto capitalino el primero en tomar ventaja, por medio del cuadrangular de Ofilio con Darrel Walters en circulación (previamente había conectado hit) ante los envíos del irreconocible Ernesto Glasgon, quien por segunda salida consecutiva no puede pasar del tercer episodio. Salió explotado en el cuarto, dándole lugar a Norman St. Clair, quien con un relevo de 4.2 innings, le apagó las luces a los Dantos, limitados a solamente 4 imparables en todo el desafío.

Después de St. Clair, se hizo cargo del montículo Pinner, quien ha mostrado una solidez exuberante, sosteniendo a la Costa Caribe en los momentos de mayor presión. Estrada salió sin decisión. El picheo capitalino vive una crisis crónica y hoy pueden morir en el estadio Gloria Costeñas, en el cuarto y posible último partido de la serie. En Bluefields, los Dantos huelen a muertos.

2-1 está la serie semifinal a favor de la Costa Caribe sobre los Dantos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus