•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la escopeta averiada, ni David Crockett funciona. Tampoco Rick Porcello, el “as” de Boston, ganador de 22 juegos en su primera temporada de 20 millones. El bateo de los Indios le convirtió en astillas su brazo derecho conectándole tres jonrones en el tercer inning, colocándose en ruta hacia una victoria finalmente complicada por 5-4 en la primera batalla de una serie pactada a cinco juegos. Pudo haber explotado Porcello en ese instante del tenebroso tercer inning, porque esa arremetida era un agregado a la carrera fabricada por Cleveland con doble y hit en el inning anterior, pero al registrarse los tres batazos sin embasados, el mánager Farrell aguantó al pitcher que les proporcionó tranquilidad durante la temporada. 

El jonrón abridor de Brock Holt en el octavo, aproximando a los Medias Rojas 5-4, le inyectó suspenso al cierre de juego, pero los Indios resistieron con el pitcheo de Cody Allen, pese al hit alterador de nervios de Benintendi con dos outs en el noveno.

Agitado inicio

No terminaban de encender las luces en el parque de Cleveland en el inicio del juego, y los Medias Rojas estaban en ventaja de 1-0 por doble abridor de Dustin Pedroia contra Trevor Bauer, hit de Brock Holt, y cohete de Hanley Ramírez con dos outs. Pequeña diferencia, pero un estimulante apoyo para el fuerte aspirante al Cy Young de la Liga Americana y ganador de 22 juegos, Rick Porcello. Sin embargo, apenas en el segundo inning, la respuesta de los Indios con doble de José Ramírez y hit productor de Lonnie Chisenhall.  Jonrón del inadvertido noveno bate, Andrew Benintendi, quien solo disparó dos en 105 turnos durante la temporada, adelantó a los Medias Rojas 2-1 en el inicio del tercero, obligando a la multitud a rascar sus cabezas. 

Casi de inmediato, los bateadores de la tribu se lanzaron al asalto, y el brazo de Porcello casi entra a la sala de cuidados intensivos. Tres jonrones, todos sin embasados, voltearon ruidosamente la pizarra con los Indios pasando al frente 4-2. Roberto Pérez, también un noveno bate limitado a tres cuadrangulares en 153 veces al bate, superó ampliamente la pared derecha, y por la misma zona después de un out, Jason Kipnis y Francisco Lindor, se volaron la cerca. Porcello solicitó tiempo para someter su escopeta derecha a revisión. En la temporada solo dos veces le conectaron tres jonrones en un juego, pero no en un inning. 

Otro raro jonronero

Entre la lluvia de fuego, lo único seguro para el pitcheo era la inseguridad. Jonrón de Sandy León, el receptor de Boston, bateador de 7 en 252 veces al bate oficiales, acercó al equipo que maneja John Farrell 4-3, haciendo flotar la preocupación en las tribunas. Trevor Bauer fue sacado después de dos outs, entrando Andrew Miller, uno de los errores yanquis al ser soltado junto con Chapman, completando el inicio del quinto sin mayor daño pese a ser golpeado por doble de Holt y ceder base a Mookie Betts. Los minutos de Porcello también estaban contados. En el cierre del mismo episodio, Roberto Pérez le abrió con hit, y se extendió a segunda, atreviéndose con un elevado de Santana al left. Hit de Kipnis produjo la quinta carrera de Cleveland, y un doble por regla disparado por Mike Napoli, obligó al árbitro a regresarlo a la tercera base después de haber cruzado el plato. 

El 5-3 se mantuvo hasta el octavo, cuando el jonrón de Holt reactivó la intriga al estrecharse las cifras 5-4, pero no hubo más alteraciones y Boston salió por la puerta de atrás del parque. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus