•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El fiero picheo cubano dominó al conjunto pinolero, reduciéndolo a tan solo dos imparables en nueve entradas y derrotándolo 2-0, sin embargo, el revés no impidió que matemáticamente los muchachos de la azul y blanco clasificaran a las semifinales y lograran el boleto al Mundial de Canadá, sin importar los resultados de la jornada de hoy, en la que Nicaragua enfrentará a Panamá a las 2:00 pm.

Si los chavalos pierden ante los canaleros y México le gana a Estados Unidos, se produciría un triple empate en la tercera posición, situación que se resolvería según los resultados de los juegos entre ellos. De esta forma, los panameños, vencedores de México ayer, quedarían en el tercer puesto y los nicas, que también derrotaron a los aztecas, quedarían cuartos. 

Lea: Selección U-18 blanqueó a Honduras

Sin bateo no hay victoria

En el juego de ayer los muchachos se olvidaron de batear, en el beisbol el asunto es sencillo, si no hay bateo no hay forma de ganar un juego. La artillería pinolera solamente fue capaz de conectar dos imparables a lo largo de nueve entradas. El primero fue de Wiston Cerrato en el quinto episodio y el segundo de Aldo Espinoza en el octavo. Ante el picheo cubano, los muchachos se poncharon en nueve ocasiones, luciendo atornillados.

Dos estocadas

En el cierre del cuarto, cuadrangular dentro del cuadro del cubano Luis Medina puso la primera carrera en el marcador. Estremecido, todavía recordando la trayectoria del trancazo, el abridor nicaragüense Nixon Muñoz recibió dos imparables consecutivos, pero logró escapársele a la fatalidad. El corredor de la segunda intentó robarse la tercera, pero el tiro del receptor pinolero fue certero y lo pusieron out. Luego Nixon dominó a los dos siguientes bateadores, uno en elevado a los jardines y el otro en línea a la tercera. 

El séptimo fue de la suerte para Cuba. Ante el relevista Fernando Carmona, Óscar Colá abrió con doblete, luego bases por bolas a Miguel González y Juan Carlos López llenaron las almohadillas. La presión ahogó al lanzador pinolero y este le dio pasaporte a Lázaro Martín, propiciando la segunda anotación cubana. Todavía con las bases llenas, Carmona supo enderezar su accionar y doblegó al siguiente bateador en rola al short stop que sirvió para realizar un dobleplay salvador. 

Picheo eficiente

El combinado nacional utilizó solamente dos lanzadores, ambos luciendo efectivos ante la fiera artillería cubana. El abridor Nixon Muñoz lanzó cinco entradas completas, en las que enfrentó a 17 bateadores, recibió tres imparables, entre ellos un cuadrangular dentro del campo, ponchó a cuatro adversarios y dio una base por bolas. Sin duda alguna fue una gran labor, complementada por el relevo de solo una carrera de Fernando Carmona.

4-2 el balance de la Selección Sub-18 en el Panamericano en México.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus