•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El marcador fue lo único que cambió, no así las emociones y el equipo ganador: Matagalpa, que ratificó su victoria sobre el terreno de juego con pizarra de 9-6 sobre el Bóer, anoche en la semifinal en el Estadio Nacional, en el tercer duelo, que se volvió a jugar desde el tercer inning, tras la violación del reglamento de pitcheo de los matagalpinos el pasado miércoles en el mismo escenario, donde también habían ganado 7-5.

Berman Espinoza fue el encargado de continuar las acciones, y con dos corredores sobre las bases no pudo evitar hit remolcador de dos carreras de Edgard Montiel, para voltear un adverso 0-1 a un favorable 2-1.  

Pero los norteños, hostigosos en su ataque ante Braulio Silva, ripostaron con doble de Ariel Rayo, y un error de Sandy Moreno en batazo de Daniel Hernández permitió el empate a dos anotaciones en el quinto inning. Una entrada después, con tres hits, uno de ellos remolcador de Fausto Suárez, Matagalpa movió la pizarra 4-2, y el relevo del club capitalino volvía a mostrar su vulnerabilidad. Todo indicaba que la Tribu no podría hacerle más daño a Espinoza. Un error del jardinero izquierdo Daniel Hernández dejó a dos corredores sobre las bases, acto seguido wild pitch de Berman acercó al Bóer 4-3, pero el carabinero norteño ponchó a Edgard Montiel para cerrar la entrada. 

En tanto, Fulvio Delgado trabajaba sin problemas, tras relevar a Braulio en el séptimo y lo mejor estaba por venir en la baja del octavo capítulo. A Espinoza se le acabó la cuerda y fue sustituido por Francisco Valdivia, quien llegó a dar base por bola a Jordan Pavón, para llenar las bases y seguidamente se fue a las duchas. Wilfredo Amador llegó en su rescate y sacó dos outs del tamaño del estadio Denis Martínez: dominó en elevado a Danilo Sotelo y ponchó a Mario Pasos para matar las aspiraciones del Bóer, porque en el noveno, el relevo del conjunto capitalino se derrumbó completamente al admitir tres carreras. 

Las barras fieles de ambos clubes agitaron las graderías del coloso nacional, donde al final los rostros de los norteños sonrieron de nuevo y los capitalinos volvieron a salir cabizbajos al ver que la Tribu quedó abajo en la serie 2-1. El cuarto desafío se jugará hoy (3:00 p.m.) en el estadio Chale Solís, Matagalpa.

Uno será enterrado

En el estadio Glorias Costeñas, en Bluefields, está cavada una fosa en la cual podrían ser enterrados los Dantos o la Costa Caribe esta tarde (3:00 p.m.), en lo que será el quinto y decisivo duelo de la ronda semifinal. El hoyo está abierto esperando a uno de los dos clubes, todo dependerá del marcador con el cual finalice el desafío, pero los brazos de Gustavo Martínez, abridor de los Dantos, y Junior Téllez o Ernesto Glasgow, de la Costa, serán los encargados de realizar los disparos hacia el home plate con la misión de darle el triunfo a su novena. Antes del inicio de la serie, los caribeños saltaban como favoritos, pero luego del triunfo de los Dantos 6-3 el pasado jueves, hay que ser prudentes para el desafío de esta noche, que estaría dejando al primer clasificado a la final del campeonato. El panorama luce nublado para el pitcheo, pero los mánagers saben que no hay mañana y tienen que echar mano de sus mejores lanzadores y todo el resto del bullpen  para asegurar la victoria. 

El pitcheo de ambas novenas ha estado permeable. Los Dantos anotan 21 carreras y conectan 35 imparables al pitcheo costeño, pero el club capitalino permite 20 anotaciones y cede 37 indiscutibles.

Una vez consumado el triunfo de los Indígenas, el pueblo matagalpino celebró en las calles con fuegos pirotécnicos y haciendo sonar bocinas, como si se tratara de la coronación en una final. La algarabía de los norteños responde a que su equipo venció por segunda ocasión consecutiva a los capitalinos, después que la Comisión Nicaragüense de Beisbol Superior (CNBS) mandara a reanudar el tercer partido desde la tercera entrada, por violación del reglamento.

Después de conocer el fallo de la CNBS y una vez que la directiva de los Indígenas decidió presentarse a la reanudación del encuentro, la fanaticada matagalpina correspondió a su club ambientándole su total apoyo, incluso cuando la decisión de la Comisión no era de su agrado. En el partido del miércoles, Matagalpa había ganado 7-5 y anoche lo hizo con mayor ventaja, lo cual inyecta de mayor confianza a los fanáticos, que sueñan con celebrar hoy el avance a la gran final.  

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus