•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Quién habría imaginado a los Medias Rojas de Boston con las manos arriba y con un rifle apuntándoles de frente? No significa que Cleveland es un rival sencillo, pero en la campaña de despedida de David Ortiz, una de sus mejores a lo largo de 20 años en las Mayores, era improbable pensar que los Indios los pondrían tan rápido contra la pared y apenas mostrando resistencia en el primer duelo de la serie, para luego blanquearlos (6-0) sin que pudiesen mostrar las garras.   

En esta situación tan compleja, viéndose al borde del abismo 0-2 en la serie divisional de la Liga Americana, los Medias Rojas necesitan buscar algo de inspiración para evitar el tercer revés, con el cual serían enviados a la fosa de los decapitados. Esculcando en el baúl de los recuerdos, Boston puede echar mano de esa varios datos históricos que hicieron de esa organización un temido y respetado conjunto, quizá sea la fórmula que los anime.     

En dos ocasiones, los Patirrojos han remontado dicha desventaja (0-2) en la época de la serie divisional (desde 1995), siendo la última vez en el 2003 contra los Atléticos, precisamente el primer año del dominicano David Ortiz con los Medias Rojas. Y en 1999, los bostonianos lo lograron justamente contra los Indios, serie que culminó con la espectacular actuación del dominicano y ahora Salón de la Fama, Pedro Martínez, quien viniendo de una lesión tiró los últimos 6 innings sin hit ni carrera del decisivo juego 5 en Cleveland para sellar la victoria.

Datos en contra  

Sin embargo, del otro lado de la moneda, en otras tres ocasiones los Medias Rojas se han encontrado en esta misma situación de 0-2 y han sido barridos. Una de ellas fue en 1995, cuando la misma Tribu fue el victimario. Ahora bien, los mismos jugadores de Boston saben que en realidad la clave es mucho más sencilla: jugar un mejor beisbol a partir de hoy en el juego 3 de la serie en el Fenway Park.

“Tenemos que batear y pichar mejor”, dijo Ortiz, quien enfrentará la posibilidad de que hoy sea su último día como jugador activo de Grandes Ligas. “No hemos jugado bien. No tenemos otra opción que jugar mejor ahora en casa”.

En los dos juegos en Cleveland, Boston fue sobreanotado por 11-4, siendo blanqueado el viernes por 6-0 a manos de los Indios. Es más, la Tribu derrotó a los dos mejores abridores de los Medias Rojas, Rick Porcello y David Price. Ahora le tocará a Clay Buchholz, quien viene de una temporada regular de altas y bajas, tratar de frenar a Cleveland.

“Creo que se nos ha olvidado quiénes somos: los Medias Rojas de Boston”, dijo el intermedista veterano del equipo, Dustin Pedroia. “Tenemos que salir a jugar y dictar el ritmo del juego. Ellos hicieron eso y nosotros no”. “Las otras cosas de las informaciones, los datos, pues hay que dejar eso a un lado y jugar beisbol”, comentó.

Como equipo, los Medias Rojas han bateado .278 en la serie, pero tres de sus cuatro carreras en total han sido a través de jonrones solitarios. En otras palabras, todavía no han “ligado” sus hits. Y el pitcheo ha permitido cuatro cuadrangulares como parte de las 11 anotaciones de la Tribu. “Estamos contra la pared. Está bastante claro lo que nos espera”, dijo el mánager de los Medias Rojas, John Farrell. “Contaremos con Buchholz en el montículo, con la actitud de que no hay mañana”.

2 ocasiones desde la época de la serie divisional (1995), Boston ha remado con un 0-2 en contra para avanzar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus