•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchos nos engolosinamos cuando en menos de 2 meses, Erasmo Ramírez conseguía media docena de victorias, y por el éxito alcanzado nadie le puso mente al nuevo rol que el mánager Kevin Cash le estaba asignando, y menos en su momento que lo puso a abrir un juego que al final ganó. Erasmo se convirtió en el “saca-clavos” haciendo de todo.

Un alentador mes de abril con 4-1 y efectividad de 1.29 en 10 salidas incluyendo una apertura, comenzó a cambiar con un aceptable balance en mayo de 2-2, pero con una preocupante efectividad de 5.71 en 11 relevos, hasta empeorar en junio con balance de 1-4 y más alta la efectividad de 7.43 en 12 salidas.

Las estimulantes proyecciones de hasta 12 o más victorias y del posible llamado al juego de las estrellas se desvanecieron cuando la primera mitad tuvo un brusco cambio reflejando 7 victorias y 7 derrotas más 4.12 en carreras limpias en 36 salidas. Las explicaciones abundaron y todo quedó preparado para una esperanzadora segunda parte con mejoría.

Pero el equipo no carburó más allá de conseguir 11 victorias en cada uno de los 3 primeros meses, perdiendo 12, 16 y 17 juegos respectivamente. Erasmo, sin embargo, cumplía con las misiones encomendadas y también fue víctima del pobre bateo del club y en la segunda parte continuó el naufragio con el equipo hundiéndose con más derrotas que victorias en los 6 meses de acción, con julio (9-16), agosto (14-15) como su gran mes anotando 144 carreras y cediendo 118, y un septiembre fatal (10-18).

Desgastado

Erasmo con muchas agallas y sin ponerle mente a su (0-4) en la segunda parte para completar el negativo (7-11) final, sumó innings tras inning hasta ser líder entre los relevistas de la liga con 85.0 entradas trabajadas sin contar las 5.2 de su única apertura, superando al novato de Houston Chris Devenski, quien lo presionó con 83.2 entradas en relevo.

El nica fue enormemente útil en medio de la debacle del club (68-94) con sus 63 salidas en relevos, finalizando 13 de ellos, consiguiendo 2 salvados en 6 oportunidades de rescatar, sumando 35 relevos de al menos 4 outs, trabajó 20 relevos de 6 outs, habiendo amenazado la marca del club de 23 relevos de 6 outs de J.P. Howell en el 2008.

Es cierto, lo castigaron con 87 hits, 14 de ellos jonrones nueva marca negativa para el club, cedió 31 boletos incluyendo 5 intencionales, ponchó a 59, golpeó a tres y sigue su carrera sin cometer Balk, lanzando 7 wild pitches, enfrentó a 358 bateadores y se le embasaron por inning, ya sea por hit o boletos, 1.33 (WHIP) corredores.

En sus 7 victorias no permitió carrera alguna en 15.0 episodios diseminando 8 hits, dando 3 boletos y ponchando a 11. En sus 11 derrotas tuvo efectividad altísima de 17.05 cediendo 32 hits, incluyendo 8 jonrones y 24 carreras limpias en 12.2 innings, ponchando a 6 y cediendo 7 boletos. En los partidos sin decisión, lanzó para un buen 2.14 con 14 limpias del total de 15 carreras que permitió con 6 jonrones en 44 relevos, 6 de ellos finalizados.

Como Erasmo hizo todo lo que se le encomendó y con poco o medio respaldo fue gran soporte del bullpen del equipo. Kevin Cash y el club están altamente agradecidos por contar siempre con un brazo joven siempre disponible.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus