•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un parpadeo, en un suspiro, en una jugada, barriéndose en la intermedia, buscando llegar quieto para mantener viva las esperanzas de su club contra el Bóer en las semifinales del “Pomares”, al jardinero derecho Ariel Rayo se le quebró el peroné del tobillo derecho, al tiempo que se hicieron trizas sus ilusiones, la sonrisa se convirtió en tristeza, los anhelos ahora son lamentos, su futuro es incierto y lo más duro es, sufrir el abandono de la directiva del equipo por el que dejó el cuerpo y alma en el terreno, los Indígenas de Matagalpa.

Consultado vía telefónica sobre su estado de salud, Rayo responde de forma apagada: “Ay vamos, echándole ganas”. Es fácil percibir que su estado de ánimo vuela bajo, Dante describiría el momento del pelotero como una de las noches más oscuras del alma, atravesando su desierto sin saber si al final del camino terminará sonriendo.

¿Y cómo no estar triste cuando Rayo había tenido un buen año con Matagalpa, convirtiéndose en una referencia y escapando del anonimato? ¿Cómo no sentir desilusión si tocó las puertas de jugar en la Liga de Beisbol Profesional Nacional y ser incluido en la Selección Nacional Sub-23?

¿Cómo no sentir un lamento en el corazón por la decepción que causa ver la incomprensión de los directivos de Matagalpa, que hasta el momento no han tenido la cortesía de llamarlo para saber en qué estado se encuentra?

Al quirófano

“El lunes que me lesioné, me tomaron las placas, me dijeron que era fractura del hueso. Al día siguiente fui a la Clínica Santa Fe, me mandaron otras placas, me dieron 5 días de reposo para ponerme el yeso. Pero no me sentía bien, entonces hoy (ayer) vine al hospital regional de Matagalpa, tengo un problema serio, hay un hueso desubicado, creo que me van a operar para que vuelva a su lugar, ahorita tengo inflamado el tobillo, vamos a esperar unos días para que la inflamación baje y pasar por el quirófano”, cuenta el jardinero derecho.

Durante el mal momento que atraviesa, los que han estado pegado a la base son sus padres.

Rayo es sincero y asegura que nadie de la directiva matagalpina le ha llamado, eso sí, no olvida el gran apoyo que ha recibido de sus compañeros de equipo y aficionados matagalpinos. Ellos le levantan el ánimo.

Está triste

“A mí lo único que me interesa es mi salud, no quiero criticar a nadie. Ciertamente no he recibido ni una llamada de algún directivo, diciéndome que me van a apoyar o que me sienta tranquilo, que ellos estarán pendientes. Sé que tienen sus responsabilidades, pero no me ha llamado nadie y no los he visto aquí en el hospital. Pero a cómo te digo, lo único que me importa es mi salud, que me vea un buen doctor y tratar de quedar bien”.

“Mis padres están asumiendo los gastos de mi salud. Respecto a los aficionados, ellos han tratado de levantarme el ánimo, venía de una buena temporada, las cosas me estaban saliendo, estaba alcanzando mis metas que era jugar en la Profesional, ser parte de la Selección Nacional Sub-23, lamentablemente pasó esto. Estoy agradecido con la gente y también con mis compañeros. Me he sentido triste, pero me alegra que mucha gente me quiera. No sé cuánto tiempo podría estar fuera del beisbol, ni sé si jugaré este año, todo depende de cómo vaya a quedar”, agrega Rayo, un muchacho con voluntad de acero, que seguramente volverá a surgir en el terreno de juego con la misma determinación de este año.

Organizarán megahablatón

Solidarios. La “Barra Brava” de los Indígenas de Matagalpa, a través de su cuenta de Facebook, anunció que organizarán un hablatón con el fin de recaudar fondos y ayudarle al pelotero titular del conjunto norteño. La actividad se realizará este sábado en el parque Morazán, a partir de las 8 de la mañana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus