•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En una de las salas del hospital Militar, en Managua, mientras esperaba el diagnóstico que determinara la gravedad de la lesión que sufrió en el peroné del tobillo derecho, el pelotero Ariel Rayo confiesa que se encuentra en mejor estado de ánimo, respecto a cómo se sentía el miércoles, postrado en una cama en su casa de habitación en Matagalpa y sin recibir una mano amiga que lo asistiera.

Ayer, un día después de haberse manifestado sobre el abandono en el que se encontraba, miembros de la directiva del equipo Indígenas de Matagalpa se presentaron a su casa para ofrecerle su apoyo. También fue visitado por algunos amigos y conocidos que se dispusieron a colaborar con él, como lo hizo el exalcalde de ese departamento, Gonzalo Navarro, quien se ofreció a trasladar al pelotero hacia la capital para que fuese atendido en el centro hospitalario, según comentó vía telefónica Adán Rayo, papá del beisbolista.

“Estoy bien, ahora la situación es distinta, ellos (la directiva) están pendientes y dicen que van a respaldarme, eso es lo que me importa ahora, saber que cuento con su apoyo y espero recuperarme del pie. Un día antes la cosa era distinta, yo dije lo que era, nadie se había presentado, pero ahora me están acompañando dos miembros en el hospital”, manifestó Rayo, quien el lunes pasado abandonó el Estadio Nacional Denis Martínez lamentándose fuertemente, tras una infortunada barrida sobre la segunda almohadilla, fracturándose el peroné. Esa noche, el Bóer eliminó a los Indígenas de Matagalpa en la semifinal del Pomares.

Aunque fue imposible contactar al pelotero en horas de la tarde, su papá ambientó previamente que probablemente su hijo tuviera que quedar ingresado para que los médicos valoraran si es necesario proceder a operarlo, lo cual es muy probable, ya que el mismo jugador presentó unas placas en la red social Facebook donde se ve la ruptura del hueso del peroné y las evaluaciones previas indicaban que ameritaba pasar por el quirófano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus