•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras los Dantos fueron un equipo chispeante, eléctrico, firme, asegurando su proyección hacia la victoria, el Bóer, aturdido perdiendo pelotas y tirando mal, se vio desnudo y enclenque, inútil, sin opciones de meterse en la pelea. En la derrota india por 7-2 en el primer duelo de la Final del Pomares, la multitud de sus seguidores que llegó con sus gargantas bien aceitadas y sus pulmones recargados para ofrecer un ruidoso respaldo, se sintió amordazada.

Fatal despegue

Un error abriendo el juego es lo peor que puede ocurrir en esta época del año, cuando disputas una final. Dos errores y uno se estremece. Tres y sientes que se abre el piso debajo de tus pies. Las luces se apagaron para Kenny Alegría y Jordan Pavón en el propio inicio del juego, y los Dantos se adelantaron 2-0. No pudo Alegría retener el roletazo abridor de Darrel Walters, agregando a esa falla un mal tiro a primera, y después de sacar out a Ofilio, el derecho Róger Marín boleó a Garth. Frente a la primera amenaza seria, Pavón en el jardín izquierdo perdió una pelota bateada por Oviedo, ya fildeada, anotando Walters, y Rafael Estrada, con un elevado, impulsó a Garth. Así que sin hit, los Dantos se encontraron montados en el potro de la victoria, y no se bajaron. Para ellos todo fue cómodo, la brisa, el viento, la luz de la luna, la noche, su pitcheo y su bateo.  William Rayo empujó dos carreras con hit

Al encontrar las puertas abiertas, los Dantos, pistola en mano, se metieron a la cocina de la tribu y se llevaron todo, obviando el jonrón de Javier Robles en el tercero y el triple de Pavón en el quinto, que facilitó la segunda carrera. Los Indios le dieron forma a una amenaza en el séptimo con hit de Janior Montes y boleto a Dávila sin out, sacando a Bucardo, pero el angosto relevista Alis Sotelo entró con energía y control, y colgó el cero.  Por los desteñidos Indios, Alegría cometió otro error en el quinto, Montiel falló en el octavo y Sandy en el noveno, para sumar seis. 

Más: Capitalinos vibraron en el coloso

La frecuencia de Los Dantos

Hit impulsador de Oviedo aumentó la diferencia 3-0 en el inicio del tercero, antes del trancazo de Robles, enviando una señal de vida por parte de los Indios, recortando la distancia 3-1. Cohete de Keyner Serrano en el cuarto empujando a Rayo desde segunda, estiró las cifras 4-1. La arremetida de tres carreras realizada por los Dantos en el quinto con un doble de Walters, el tercer error de Alegría, una base y dos sencillos, sacó la intriga del Estadio, viendo estirarse la ventaja 7-1. En el cierre, el triple abridor de Pavón convirtió en productivo el roletazo de Sandy. Ese 7-2 fue el último acercamiento del Bóer.

Aunque el relevista Roberto Artola ofreció una llamativa demostración de dominio, todo estaba consumado. Las cifras favorables a los Dantos por 7-2 no volvieron a moverse, pese al doble de Montiel contra Córdoba en el noveno. El pitcheo combinado de Bucardo y Sotelo fue suficiente. En una noche triste para Alegría, el Bóer inutilizado, salió por la puerta de atrás del estadio esperanzado en resurgir hoy, si los crecidos Dantos lo permiten. Por ahora, el resultado duele, pero no aplasta. No todavía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus