•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su apariencia no es la de un hombre de 46 años de edad. En su cuerpo se refleja más de una década de sacrificio entrenando en el gimnasio, cuidando su físico como una joya para lucir al más alto nivel en las competencias. Róger Reyes Baquedano nació en Managua, emigrando a Estados Unidos en los años 80 por el contexto político que se vivía en nuestro país, sin saber que esa decisión terminaría cambiándole su vida, convirtiéndolo en fisicoculturista.

Baquedano es el claro ejemplo de que los números no necesariamente reflejan vejez física y que nunca es tarde para intentar cumplir los sueños de la juventud. A sus 46 años, compite al más alto nivel en fisicoculturismo, es entrenador de Total Gym, asesor personal en adiestramiento y dietas alimenticias que sirvan para mejorar la calidad de vida.

Su próxima meta es conquistar el Mundial de Fisicoculturismo, que se realizará en los primeros días de diciembre en República Dominicana. 

¿Cuándo comenzó su carrera en el fisicoculturismo y de dónde es originario?

Mi familia es del Sauce, León. Fui criado en Managua, pero por los problemas que había en el país durante los años 80 tuve que irme a Estados  Unidos en 1986. En esa vida norteamericana que se promueve el deporte me gustó mucho el levantamiento de pesas, tenía 19-20 años. Siempre fui dedicado, vi cambios en mi cuerpo y en Texas donde vivía, fue como una ciudad adoptiva, allí me di cuenta que tenía potencial y empecé a competir. 

¿Cómo llegó a Estados Unidos?

Lo hice de la manera en que todo mundo llegaba a Estados Unidos. En aquellos años no era tan complicado viajar a Guatemala, llegar a México. No era un peligro, como ahora que existe con los Zetas, la policía, etc. Después de ausentarme varios años de mi país, regresé en el 2006, visité a mi familia y lo que fue un viaje de vacaciones se convirtió en mi vuelta permanente. Mis padres me dijeron que necesitaba estar más cerca de la familia.

¿Cuando vino a Nicaragua se dedicó al fisicoculturismo?

No, me dediqué a vender carros y entrenaba. En el lugar donde entrenaba, hacía ejercicios un campeón centroamericano en levantamiento de potencia, Lester Cuadra. Entonces él vio que yo era una persona fuerte, me dijo que tenía potencial para competir en power lifting y bajo sus instrucciones comencé a ganar en el 2007-2008. Fui campeón nacional en 105 kilogramos, después reiné en Centroamérica. Esto se volvió parte de mi vida, ser parte de la selección nacional y del grupo Animal Team.

El año pasado fui al Mundial Masters de Fisicoculturismo, me fue bien porque quedé en el séptimo lugar.

¿Cuáles han sido sus logros más importantes?

Indiscutiblemente haber ganado el torneo Mister Laredo en Estados Unidos (1997) y también triunfé en Monterrey, un título que se llama Noche de Campeones, en 85 kilogramos. Otro evento en el que competí fue en Mister Fronteras (Texas), esos niveles fueron más drásticos porque te encontrás gente profesional con más recursos.

¿Qué es lo más difícil del fisicoculturismo?

En Nicaragua, hay que dedicarse y se vuelve complicado también por los costos económicos. Los fisicoculturistas nicas tienen que ingeniárselas de mil maneras, por eso es difícil. Te podés matar entrenando, pero si no tenés una buena alimentación y suplementación, no hacés nada. Solo está al alcance de cierto sector de la población, las dietas son muy costosas. Yo estuve en dieta, comiendo tres docenas de huevos, dos libras de carne y dos de pollo, más el pescado, eso no está al alcance de una persona que gane 6.000 pesos.

¿Cuánto puede costar ser fisicoculturista?

Depende el peso y la preparación física. Hay gente que se come 70 huevos al día con arroz, brócoli, etc. Yo me gasto entre 3.000 y 4.000 córdobas a la semana en alimentación y recordá que nosotros consumimos proteínas, vitaminas, y otros productos. Es un deporte costoso, a mí me sostiene Dios, porque no tengo patrocinadores.

¿Cuáles son sus planes este año?

Estoy fogueándome, porque quiero representar a Nicaragua en el Mundial Máster de República Dominicana, el cual se va a realizar en los primeros días de diciembre. Estoy enfocado para esa fecha.

¿Cuáles han sido los momentos más difíciles de su carrera?

Bueno, cuando faltan los recursos. Es difícil ver que te toca cumplir en tu hogar y tus bolsillos están vacíos. También es duro ir al gimnasio y no tener proteínas. Fue duro pasar crisis económicas en mi hogar, ahora estoy estable en Total Gym, gracias a la oportunidad que me dieron.

¿Qué sueños tiene por cumplir?

Posiblemente me quedaron sueños por realizar joven, pero nunca es tarde. Me hizo falta quizás trascender más, estoy tratando a mis 46 años de demostrar que sí se puede. Dios me está poniendo todos los medios para cumplirlos, una gran familia y mi hija, que es mi motor. Estoy trabajando en la capacitación de nuevos atletas y ofrecerles el mejor sistema de nutrición. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus