•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras estaba en el cajón de bateo, Ronald Rivera levantaba su miraba hacia el cielo y le pedía a Dios poder hacer una conexión milagrosa que le diera el triunfo a los Dantos. Minutos antes, el mánager Luis Ulloa, como un profeta, se le acercó y con un leve susurro al oído le dijo: ‘Sos un hombre de fuerza, busca el jonrón’. Rivera se lo creyó y pegó el batazo que deja golpeado anímicamente al Bóer, sintiendo una guillotina en el cuello.

“Le doy la gloria a Dios, había fallado en tres turnos, el importante llegó ahora. Vine al cajón de bateo buscando un batazo grande, mi primer final y decidir un juego así es grande. Desde que sentí el contacto sabía que esa pelota iba para afuera, es el turno más importante de mi carrera en este año”, dijo un Rivera muy emocionado al colega Miguel Mendoza, de radio La Primerísima.

En el ambiente dantista todo era júbilo y celebración. ¡Qué difícil era creer en una remontada! Sin embargo, el beisbol es el deporte más impredecible, cuando parece que todo está consumado, ocurren los momentos inesperados, esos que dejan recuerdos imperecederos en la memoria de los aficionados. Lo que se vivió anoche en el Estadio Nacional Denis Martínez, sin duda, es inolvidable.

“Esto es demasiado impresionante, es una tremenda remontada, gracias a Dios lo logramos, hay que seguir luchando. Esto no se acaba hasta que cae el último out. El Bóer había hecho todo lo posible para ganar el partido, pero bueno así es el beisbol. Este partido es de lo mejorcito que hemos tenido”, explicó Ronald Garth, quien empujó una de las seis carreras de ese grandioso inning para los Dantos y fatídico para el Bóer.

Por su parte, William Rayo, que está mostrando una madurez exuberante a pesar de su juventud, dijo: “tenía ganas de dar mi hit, lo pude hacer y aporté en el triunfo. ¿Quién se iba a imaginar que íbamos a remontar? Me alegra mucho estar teniendo una buena temporada”. Antes del jonrón de Rivera Rayo conectó imparable; sin su aporte la victoria no hubiese sido consumada.

Desventaja corta

En tanto, el timonel de los Dantos dijo que no le asusta la remontada, es tanta la confianza que tiene en su equipo que lo sucedido anoche le pareció algo normal por la explosividad de sus bateadores.

“Esto no es sorpresa, cinco carreras no es una gran desventaja para los Dantos, porque este equipo batea mucho. Le dije a Rivera: ‘Vos sos un hombre de fuerza, busca el jonrón’, y lo encontró, nos faltan dos triunfos para el título, llevamos ocho en playoff”, señaló.

También habló Juan Oviedo, el hombre que con su bombazo de tres carreras puso el partido 6-5, resucitando las esperanzas de su equipo. “No hemos hecho un mal trabajo, hemos sabido salir adelante. Estoy acostumbrado a este tipo de juegos, estaba esperando una recta pegada y la conecté, me sentí relajado y pude darle a Juan Serrano”, aseguró Oviedo.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus