•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras derrotar a los Dantos 9-6 en un juego dramático, el mánager de los Indios del Bóer, Ronald Tiffer, sintió que volvió a la vida. No era para menos, pues antes del importante triunfo de ayer, él y su equipo estaban al borde de la muerte. Sin embargo, lograr que la serie final del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez pasara de un 2-0 alarmante a un 2-1 esperanzador, le permitirá replantear su idea de juego y tratar con una nueva actitud, empatarla el próximo martes.

“Esta victoria nos levanta el ánimo de una forma extraordinaria, pues el equipo necesitaba sentir que a estos Dantos se le puede ganar. Este triunfo cambia por completo la mentalidad que teníamos y aunque sabemos que todavía sigue siendo una serie complicada, ahora creemos más que podemos ganarla”, aseguró Tiffer, cuyo rostro reflejaba la alegría del hombre que ha recuperado la esperanza.

Asimismo manifestó que el primer éxito les permitirá a él y a sus muchachos “renovar nuestras ideas”, factor que considera tan clave para mantenerse con vida ante un equipo peligroso como los Dantos. Por otro lado afirmó que mantiene la confianza en todo su equipo. “Yo quiero que todos entiendan que estos muchachos son los responsables de que el Bóer esté en la final, aunque tengan una mala noche yo no puedo cambiarlos, al contrario, debo darles confianza, para que ellos se sientan útiles”, declaró el timonel, que ya participó en una final entre Dantos y Bóer, aquella de 1987.

Por otro lado, señaló que el probable abridor del cuarto duelo es Róger Marín, argumentando que no realizó demasiados lanzamientos en su última salida.

Por su parte, Marín señaló que se siente lo suficientemente saludable y preparado para realizar una apertura de calidad que le permita a su club empatar la serie. “Yo me siento listo, mi brazo está saludable y preparado para garantizarle a mi equipo una sólida presentación monticular”, declaró el líder de la rotación de los Indios.

“Quería darle fuerte”

Juan Carlos Urbina, el líder de remolques de la temporada regular del campeonato, volvió a tronar ayer, conectando un cuadrangular de tres carreras que le dio la victoria a su equipo, vistiéndose de héroe.

“Llegué al cajón de bateo decidido a darle con fuerza a la pelota, y el lanzador me tiró una recta, precisamente el lanzamiento que estaba esperando, hice el swing y gracias a Dios salió el jonrón”, contó Urbina, responsable de quebrar el empate a seis carreras en el cierre del octavo episodio, poniendo en la pizarra el definitivo 9-6.

“Esta victoria nos renueva el entusiasmo y ahora vamos con todo a buscar el empate de la serie”, dijo el cuarto bate de los Indios, revestido de confianza tras su cuadrangular decisivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus