•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert nació para jugar en Grandes Ligas y ahora que lo ha logrado no quiere volver atrás tan solo por no poder jugar una determinada posición, es por ello que ante el retorno de Mike Moustakas a la antesala de los Reales de Kansas City, asumió el reto de prepararse cuanto sea necesario, realizando los ajustes pertinentes, para transformarse en un segunda base de brillante defensiva y mantener así la titularidad en el equipo. “Voy a hacer todo lo posible para establecerme como defensor de la segunda almohadilla, voy a realizar mi mayor esfuerzo”, dijo el originario de Corn Island en conferencia, seguro de poder asimilar con éxito la transición.

La posición de Cheslor es admirable, porque lo grafica como un muchacho que ha crecido en cuanto a madurez, que no se aferra a su posición habitual, sino que está dispuesto a tomar nuevos retos y a fajarse ante distintos desafíos. Su elección me recuerda a uno de los pasajes del libro El Héroe de las Eras, del estadounidense Brandon Sanderson, en el que uno de los personajes de la historia señala que “…la pasión de un hombre no se cumple hasta que demuestra cuánto está dispuesto a sacrificar por ella… ¿Matará? ¿Irá a la guerra? ¿Romperá y deshará lo que tiene, todo en nombre de lo que necesita?”, pues Cheslor Cuthbert sí, él necesita ser titular y está dispuesto a jugar en la segunda base, aunque eso implique renunciar a su pasión por la antesala.     

“Los Reales me dijeron: nosotros queremos tenerte en el equipo, pero ya sabés la situación en la tercera base (regreso del titular Moustakas), entonces necesitamos que te preparés como defensor de la segunda”, contó Cuthbert ante los medios de comunicación. Obviamente no se negó y asumió el reto. ¿Logrará establecerse? Las probabilidades son muchas, el muchacho tiene una determinación admirable y un talento destacable.

Te interesa: Nicas en MLB se establecen

Titularidad, sí o no

¿Ser titular o no ser titular? Esa es la cuestión que predomina en la mente de Cuthbert, quien se destacó no solo a la defensiva, sino también desde el cajón de bateo, demostrando que tiene el potencial para ser un jugador de todos los días. “Los Reales de Kansas City están muy contentos con mi desempeño y por eso quieren que esté en el equipo”, dijo Cheslor con su tímido tono de voz.

Es evidente que al muchacho le gusta vestir el uniforme de los actuales campeones de las Grandes Ligas, pero su amor por ese equipo, del cual dijo le gustaría fuera el club de toda su carrera, podría ser sacrificada por su pasión por la titularidad. “Si Kansas no me garantiza ser titular, voy a estar dispuesto a escuchar las ofertas de equipos que sí me quieran como jugador de siempre, porque yo quiero permanecer en Grandes Ligas”, señaló Cheslor, reflejando en su mirada la seguridad de sus palabras.

¿Con el Bóer?

Cuthbert manifestó su interés de jugar con los Indios del Bóer en la venidera Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), y aunque no manifestó que fuese seguro, dijo que está en conversaciones con el club capitalino. “Quiero jugar con el Bóer en la Profesional, quiero hacerlo como segunda base, para adaptarme a esa posición”, declaró el costeño, quien además manifestó que no le interesa jugar con ningún otro conjunto nacional.

Por otro lado, sobre el tema de su gran temporada en Las Mayores, señaló que fue clave la confianza que le inyectaron los peloteros de mayor experiencia y el aporte de los técnicos, principalmente del coach de tercera base, Mike Jirschele, quien todos los días antes de cada encuentro lo llevaba al terreno de juego a que atrapara roletazos.

Sobre el bajón de su rendimiento en las postrimerías de la temporada, Cheslor argumentó el cansancio, algo que para la próxima campaña piensa combatir con una preparación más exigente. Además señaló que en la segunda parte del año los pícheres contrarios tienen mayor conocimiento de las debilidades de los bateadores, situación que intentó contrarrestar realizando ajustes en su bateo.

.274 el promedio ofensivo con el que Cheslor terminó la temporada de 2016.

130 imparables conectó Cuthbert este año en Grandes Ligas, cifra máxima de un nica en su año de novato.
    

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus