•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Oh, no! Otra vez el fantasma de aquella cabra que William Sianis llevó al parque hace 71 años, y que al ser expulsada por ese incómodo mal olor, provocó que su dueño, un popular tabernero, dejara caer la famosa maldición: “Los Cachorros nunca volverán a ganar una serie”. 

Anoche, el zurdo Rich Hill de 36 años, quien ha vestido más uniformes que la brasileña Gisele Bundchen modelando, se mostró como una aproximación de Clayton Kershaw durante seis entradas de solo ceros, y mantuvo en silencio la artillería de los Cachorros, mientras los Dodgers, con jonrones de Yasmani Grandal y Justin Turner contra Jake Arrieta, le daban forma a una victoria por 6-0 y tomaban ventaja 2-1 en la lucha por el banderín de la Liga Nacional.

Los Cachorros de Chicago, el único equipo que superó la barrera de las 100 triunfos en la temporada, exhibiendo a lo largo de 162 juegos un funcionamiento compacto, ha lucido en los juegos 2 y 3 de esta serie como un equipo de kínder frente al plato, olvidando casi por completo la esencial asignatura del bateo. Y desde los tiempos del faraón Tutankamón, sin bateo, estás liquidado.  Yasmani Grandal disparó un jonrón de dos carreras

Arrieta no pudo socar 

Después de cerrar con dos ponches el segundo inning, Arrieta flaqueó en el tercero, y los Dodgers sacaron provecho a su primer hombre en posición anotadora, Andrew Toles, por hit abridor y sacrificio de Hill, con el cohete del candente novato Corey Seager, estando el inning en dos outs. La ventaja de 1-0, que había sido suficiente con Kershaw en la colina en el segundo juego, brillaba en la pizarra en forma estimulante para el brazo zurdo de Rich Hill, quien escapó a dos boletos en el inicio del segundo, amordazando a Russell y Montero.

Arrieta, ganador del Cy Young 2015, y de 18 juegos este año, fue golpeado en el cuarto por un jonrón de dos carreras disparado por el receptor cubano Yasmani Grandal encima de la pared del jardín derecho, con Josh Reddick circulando por hit dentro del cuadro. Estirar la ventaja 3-0 tan temprano, agrandó el pitcheo variado y preciso de Hill, y aunque Arrieta apretó tuercas en el quinto, volvió a ser agredido en el inicio del sexto por el largo jonrón abridor de Justin Turner, haciendo descender la pelota en la oscura zona profunda detrás de la verja del jardín central. Esa cuarta carrera de los Dodgers determinó la salida de Arrieta.

Hill, que solo permitió dos hits aislados de Kris Bryant en seis entradas ponchando a seis, le entregó la pelota a Joe Blanton, el pitcher aturdido por el jonrón de Miguel Montero con las bases llenas en el primer juego para agregar el cero del séptimo, continuando el dominio el zurdo Grant Dayton y el mortífero cerrador Kenley Jansen. Los Dodgers, como factor de seguridad, asestaron un par de estocadas en el octavo por hit de Puig, doble impulsador de Pederson, robo de tercera y machucón de Grandal, sellando la pizarra 6-0, mientras el mexicano Julio Urías comenzaba a calentar para abrir hoy, en busca de acercar más a los Dodgers a la Serie Mundial.

Te interesa: El asombro, intacto

2 victoriasconsecutivas han logrado los Dodgers sobre los Cachorros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus