•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo que hace la desesperación. Te empuja hacia la improvisación sin importar los cuestionamientos en caso de fallar.

Después de ver a sus bateadores reducidos drásticamente a 21 ceros consecutivos por el pitcheo de los Dodgers, y sin señales de vida durante las tres primeras entradas frente al zurdo mexicano Julio Urías, se le ocurrió al manager de los Cachorros, Joe Maddon, ordenarle a Ben Zobrist, su cuarto leño, tocar la pelota en busca de hacer sonar el despertador con lo inesperado. Y lo logró. Ese toque, convertido en hit, hizo sonar los tambores de guerra y olvidarse de la cabra Murphy. De inmediato, los Cachorros se volcaron con una arremetida de cuatro carreras en ese explosivo cuarto episodio, y finalmente se impusieron 10-2 equilibrando la serie después de cuatro duelos, evitando así caer en el pozo de las angustias con la soga al cuello.

SUENAN LOS TAMBORES

La búsqueda de un gran inning ofensivo por parte de los largamente inutilizados Cachorros parecía tan improbable frente al pitcheo autoritario de Urías, el más joven abridor en postemporada, con 20 años y 68 días, que ese infield hit de Zobrist no alteró nervios. Sin embargo, los hits seguidos de Báez y Contreras, quebrando el 0-0, encendieron las alarmas alrededor de Urías, y después de un out, el jonrón de tres carreras disparado por Russell, un empujador de 95 en la temporada, agrandó la ventaja 4-0. Un difícil out a Lackey hizo que el timonel Roberts le quitara la pelota al azteca, y Fowler recibió al relevista Pedro Báez con un doblete, pero la progresión se detuvo al ser ponchado Kris Bryant. El jonrón solitario de Anthony Rizzo en el quinto colocó a los Dodgers manos arriba con desventaja de 5 carreras.

DODGERS REACCIONAN

No había tiempo que perder en busca de un resurgimiento, y los Dodgers se apuraron aprovechando el descontrol de John Lackey boleando a Andrew Toles y al emergente André Ethier, sin out. Hit de Howie Kendrick llenó las bases, y batazo rasante de Turner, que tomó al short Rusell en movimiento hacia segunda, sacándolo de posición, produjo dos carreras, agitando a la multitud. Con dos dodgers circulando, fallaron Adrián González y Enrique Hernández, dominados por el brazo zurdo de Mike Montgomery, pero el par de carreras frente a las cinco de los Cachorros le daba vida al equipo de Los Ángeles, a batallar por borrar esa diferencia de tres.

ARREMETIDA DEFINITIVA

Galvanizado, el ataque de Chicago no dio tregua. Agregando cinco carreras en el inicio del sexto con cinco imparables, un boleto y un fly de sacrificio, golpeando a los relevistas Josh Fields y Ross Strippling, los Cachorros se alejaron en la pizarra 10-2, dinamitando las esperanzas de intentar una remontada por parte de los Dodgers. Con la serie 2-2, la gran intriga es: ¿se atreverán los Dodgers a utilizar nuevamente a Kershaw con corto reposo? En pantalla aparece el japonés Kenta Maeda para enfrentar al zurdo Jon Lester, un ganador de 19 juegos en la campaña regular. Kershaw quedaría para el sexto juego.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus