•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los rostros de los aficionados del Bóer denotaban luto. De hecho, ayer en el Estadio Nacional Denis Martínez, la presencia de la barra india disminuyó respecto a partidos anteriores. Pero el peor momento que vivió, fue cuando los Indios estaban en desventaja de 6 carreras y no mostraban  signos de revitalización, sintiendo el frío de la muerte recorriendo su espina dorsal.

Pero los boeristas pasaron del llanto a la sonrisa, salieron del ataud, maquillando sus rostros con una sonrisa de positivismo, después de ver cómo el equipo respondía y salía del pantano de la derrota, sobreviviendo una noche más y teniendo la posíbilidad de resurgir hoy de las cenizas, forzando un séptimo juego que provoque un lleno a reventar en el viejo coloso capitalino. Hoy se esperan más boeristas en las gradas, aunque algunos sean  aficionados infieles.

Encendidos. Si hay algo que destacar de la barra dantista es su incesante apoyo a su equipo, en las buenas y malas, independientemente del marcador, los gritos no cesan, el bullicio suena como eco resonante en cada rincón de la infraestructura del Estadio Nacional Denis Martínez. “Los Dantos son los Dantos“, reza su frase célebre.

Jugará con el Bóer. El mejor pelotero nica en Grandes Ligas, Cheslor Cuthbert, estuvo presente ayer antes del inicio del partido. Cuthbert aseguró a Miguel Mendoza que estará con el Bóer en la Profesional, ya tiene permiso.

Lucha feroz. Keiht Taylor y el indio del Bóer le dieron color y vida al desafío en el terreno de juego. Los personajes de ambos equipos protagonizaron un espectáculo en cada episodio, esta vez el indio le metió la flecha a Taylor, dejándole herido su orgullo por la derrota dantista.

¡Qué energía! El hombre que en cada uno de los partidos carga el gran danto de peluche merece un reconocimiento. El animal se mueve de un lado, danzando sin parar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus