•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cubano Juan Padilla, mánager de los Indios del Bóer para la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), es del criterio que solo predicando a través del ejemplo se puede transmitir una filosofía de lo que desea que realicen sus jugadores. Ayer, durante su primer entrenamiento en el Estadio Nacional Denis Martínez, el timonel de la Tribu interactuó en el campo con su plantel de peloteros y detenidamente les indicó qué tipo de ejercicios debían realizar, enseñándoles en la práctica cómo ejecutarlos.

Después de un breve calentamiento grupal, los bateadores se dividieron de los lanzadores y comenzaron la práctica propia de sus roles. En su discurso de presentación, Padilla sentenció que “cada día de entrenamiento será intenso y el trabajo fuerte es prioritario”. Así arrancó, con una lección de cómo atrapar la bola cuando da un bote incómodo, haciendo dupla con Darwin Sevilla, el mánager enseñó el ejercicio, recordando sus tiempos como jugador, cuando realizaba jugadas brillantes en la pelota cubana aliado con su coterráneo Germán Meza, quien dirigirá a los Gigantes de Rivas.

“Me considero un mánager trabajador, riguroso con la disciplina y esforzado. Puedo decir con certeza que este equipo peleará hasta el final, perseguimos un objetivo, ganar el campeonato”, manifestó el entrenador isleño, quien contó con plantel completo durante la práctica vespertina de ayer, salvo por Juan Carlos Urbina, que tuvo el día libre, tras disputar el domingo la final del Pomares en la que se coronaron los Dantos. También se presentó por primera vez al campamento de los Indios, el lanzador cubano Ángel Cabrera.

El campo corto dominicano Vladimir Frías, que jugó la temporada pasada en el Bóer, se incorporó al equipo y llegó con los ánimos alzados, tal como finalizó la campaña anterior. Al igual que sus compañeros, Frías siguió las orientaciones del mánager Padilla y exhibió su amplio radar resguardando las paradas cortas, haciendo alarde de velocidad y seguridad con el guante, lo cual lo convierten en un indiscutible en esa posición. Los también dominicanos Daniel Mateo (tercera base), Burt Reynolds (Outfield) y Luis Hernández (lanzador), más los venezolanos Carlos Monasterio, Jean Carlos Granados, ambos lanzadores, y el cátcher Wilfredo Jiménez, completan la lista de foráneos que entrenaron con los Indios.

Admirador confeso

“Tengo mucho conocimiento del Bóer, estuve aquí en 1994 como jugador de la escuadra de Cuba (selección), para entonces el Bóer ya estaba establecido, vine a ver un juego y recuerdo a Nemesio (Porras) jugando en la primera base y siempre simpaticé con los Indios, cuando me hablaban en Cuba del beisbol de Nicaragua siempre decía que mi equipo de preferencia era el Bóer, quién diría que ahora me toca ser el mánager”, comenta Padilla, visiblemente contento por la oportunidad de dirigir al equipo mimado de la capital, aunque está consciente que la responsabilidad es mayúscula.

Este viernes, en su estreno como timonel en la Liga Profesional, Padilla enfrentará en el juego inaugural del torneo a los Gigantes de Rivas, piloteado por su amigo y confidente Germán Meza, lo cual vuelve mayormente atractivo ese encuentro. Se trata de la mejor pareja defensiva que haya existido en la pelota cubana, el primero resguardando la segunda almohadilla y el otro las paradas cortas del equipo Industriales. Esta vez serán rivales y se trenzarán en un desafío técnico-táctico, con el objetivo de arrancar con el pie derecho la temporada.

“Somos compañeros y amigos, estuvimos muchos años combinándonos, nos conocemos personalmente, sé que ha tenido éxito en la liga local, ganó el título la campaña pasada y tiene mayor conocimiento de este torneo. Independientemente de la enorme amistad que tenemos, él querrá repetir el campeonato con su equipo, yo con el mío y siempre he dicho que en el terreno de juego se dice la última palabra. Nunca pensé que se me diera esta posibilidad de venir aquí (Nicaragua) y poder ayudar a los peloteros del Bóer y del país, porque vamos a trabajar en función de ayudar al desarrollo de la pelota nacional”, aseveró Padilla.

Debido que llegó a Nicaragua el viernes pasado y que hasta ayer realizó su primer entrenamiento con el equipo, Padilla desconocía las características de los jugadores que dispone para el torneo, sin embargo, admite que guiado por las estadísticas que le facilitó la directiva del club vislumbra un grupo compacto. “No conozco muy bien a los jugadores, pero sé que hay grandes peloteros, buenos brazos en picheo y vamos a hacer funcionar este engranaje”, dijo el timonel, enfocado en arrancar victorioso sobre los sureños en su primera serie. Esta mañana (10:00) el Bóer enfrentará a los Orientales de Granada en un partido de fogueo, en el Estadio Nacional Denis Martínez.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus